La gran amenaza y el ídolo local, obstáculos de Nadal y Ferrer para la final

Djokovic, Nadal, Ferrer y Tsonga, semifinalistas de Roland Garros

La octava final, acercarse al Grand Slam, la primera final en un grande y el fin de un sequía, diferentes objetivos

El cuadro masculino individual de Roland Garros conocerá este viernes los protagonistas de su final de 2013, con unas semifinales que se presentan igualadas y apasionantes entre el balear Rafa Nadal, que busca la octava final en París, y el serbio y número uno del mundo, Novak Djokovic; y entre el alicantino David Ferrer, a la caza de su primera final en un 'Grand Slam', y el francés e ídolo local, Jo-Wilfried Tsonga.


Los principales cabezas de serie han cumplido, a excepción del suizo Roger Federer, apeado con contundencia por el jugador de Le Mans, que desea convertirse en el primer finalista francés en los últimos 15 años, tras la final perdida por Henri Leconte en 1988 ante Mats Wilander. Además, todos llegan 'descansados', más quizás 'Ferru' y el galo, después de solventar los cuartos de final sin ceder ningún set y sin invertir excesivo tiempo.

Ahora, el sueño de la 'Armada' es poder volver a vivir otra final española por cuarta ocasión en la historia del segundo 'grande' de la temporada, once años después de la última que protagonizaron Albert Costa y Juan Carlos Ferrero, aunque ni 'Nole' ni 'Ali' se presentan como sencillos obstáculos ni darán facilidades.

Los primeros en 'abrir fuego' en la Philippe Chatrier serán el siete veces campeón y Djokovic, que sabe que quitándose del camino al de Manacor, se quedará muy cerca de cerrar su 'Grand Slam'. Los dos vivirán su enfrentamiento número 35, el segundo en esta temporada después de que serbio se llevara el triunfo en la final de Montecarlo, donde puso fin al reinado en el Principado del balear por 6-2, 7-6(1).

En cambio, en París, Nadal, que en sus participaciones esta temporada en tierra batida ha jugado todas las finales, ha dejado claro que es su 'territorio' y no ha perdido en sus cuatro anteriores enfrentamientos con el número uno del mundo, el último de ellos en la final del año pasado que se decantó del lado del español por 6-4, 6-3, 2-6 y 7-5, en un partido interrumpido por la lluvia, que acabó el lunes y donde el pupilo de Toni Nadal perdió en Roland Garros su único set con el balcánico, al que le falta en su palmarés el mejor torneo de tierra batida.

Los dos se han mostrado bastante sólidos, aunque el siete veces campeón del mundo ha ido de menos a más, ganando con cierto trabajo sus dos primeros choques ante Daniel Brands y Martin Klizan, frente a los que cedió el primer set, y luego ir deshaciéndose sin problemas del resto de rivales, mientras que Djokovic, que llegaba con dudas por sus tempranas eliminaciones en Madrid y Roma, ha estado muy sólido, cediendo únicamente una manga en octavos con el alemán Philippe Kohlschreiber y arrollando, por ejemplo, al búlgaro Grigor Dimitrov que le había derrotado en la capital española.

FERRER, TERCERA SEMIFINAL CONSECUTIVA EN UN 'GRANDE'

Tras este partido, será el turno de David Ferrer y Jo-Wilfried Tsonga. El tenista español está ante una nueva oportunidad de poder jugar una final de 'Grand Slam', lo que supondría con casi total seguridad un nuevo salto cualitativo, pero para ello deberá derribar el muro que supone el francés, que quiere acabar con la sequía de Francia en 'su' torneo'.

Los franceses no celebran una victoria de un tenista galo desde que lo lograse Yannick Noah en 1983 y desde entonces solo Henri Leconte estuvo cerca de la victoria. El número ocho del mundo está firmando un gran recorrido en París y ya demostró el año pasado que podía llegar lejos, aunque se quedó en cuartos tras tener contra las cuerdas a Djokovic.

Sin embargo, sin estar en su superficie favorita, el de Le Mans ha dejado a todos sus rivales en el camino sin ceder ni un solo set y sin pasar momentos reales de apuro, lo que le hace tener confianza para repetir final en un 'grande', tras la de 2008 en Australia, cuando perdió ante 'Nole' tras apear en las semifinales a Rafa Nadal.

Por su parte, David Ferrer no tiene a favor esa experiencia, aunque en su currículo hay muchas más semifinales que en el de Tsonga, al que domina por 2-1 en sus enfrentamientos individuales, con sólo uno en arcilla roja, en el Masters 1.000 de Roma de 2010, con victoria clara por 6-4, 6-1.

'Ferru' también ha firmado un recorrido impecable sin ceder ningún set y mostrando una solidez que le hace igualmente ser un serio candidato después de una temporada en tierra batida donde ha sido finalista en Buenos Aires, donde fue campeón, Oeiras, derrota ante Wawrinka, y Acapulco, donde cayó derrotado por Nadal, el cual se le ha cruzado en dos 'batallas' en Madrid y en la Ciudad Eterna. El de Jávea intentará que en su sexta semifinal en un 'Grand Slam', la tercera consecutiva, pueda por fin saborear una gran alegría.