La genialidad de Iniesta topa con la inspiración de Courtois

Messi y Filipe Luis pugnan por un balón durante el encuentro

FC Barcelona y Atlético de Madrid vuelven a firmar tablas (1-1) en un duelo en el que se adelantaron los rojiblancos con un golazo de Diego y empató Neymar. Piqué y Diego Costa se retiraron lesionados. 

 

FICHA DEL PARTIDO

 

FC BARCELONA: Pinto; Alves, Piqué (Bartra, min.12), Mascherano, Alba; Busquets, Xavi, Cesc (Alexis, min.68); Neymar, Messi e Iniesta.

 

ATLÉTICO DE MADRID: Courtois; Juanfran, Godín, Miranda, Filipe Luis; Arda (Cebolla Rodríguez, min.78), Gabi, Tiago, Koke; Diego Costa (Diego, min.30) y Villa (Sosa, min.71).

 

GOLES

   0-1. Min.56, Diego.

   1-1. Min.71, Neymar.

 

ÁRBITRO: Felix Brych (ALE). Amonestó a Iniesta (min.56), Alba (min.58) en el FC Barcelona y a Koke (min.19), Gabi (min.37), Arda (min.44), Juanfran (min.52), Diego (min.79), Sosa (min.90) en el Atlético de Madrid.

 

ESTADIO: Camp Nou, 79.941 espectadores.

FC Barcelona y Atlético de Madrid han empatado este martes en el Camp Nou (1-1) en la ida de cuartos de final de Liga de Campeones, en lo que son las cuartas 'tablas' entre ambos en sendos partidos esta temporada y un resultado que da ventaja a los rojiblancos, que irán al juicio final en el Vicente Calderón sabiendo que el resultado inicial les metería, gracias a la gran actuación de Courtois, en semifinales.

 

Y es que el portero belga demostró una vez más estar en un gran momento de forma. Esta noche tuvo trabajo, sobre todo en los minutos finales y una última media hora, desde el empate de Neymar que ponía el 1-1 tras la maravilla de Diego para inaugurar el marcador, y lo solventó siempre con brillantez, evitando que los suyos salieron remontados y derrotados del feudo blaugrana.

 

Ahora todo se decidirá en el Calderón, en los últimos 90 minutos de esta reñida batalla que, por qué no, podría alargarse a una prórroga. Y es que son ya cuatro los empates firmados por Barça y Atlético esta temporada, los dos de una Supercopa de España que se llevó el Barça por 'average' por el 1-1 (gol también de Neymar) en Madrid, donde también empataron en Liga (0-0). Europa, como se preveía, ha visto otra gran pulso entre estos dos grandes.

 

Pero tanto Iniesta, sin duda el mejor del Barça, convertido en creador y finalizador, como Messi, tuvieron las mejor ocasiones en sus botas para romper esta igualada. El de Fuentealbilla, asistente en el empate, estuvo a punto de marcar en un disparo lejano que a punto estuvo de batir al guardameta 'colchonero', providencial. También lo estuvo, ya al final, en una falta directa de Leo Messi que también se metía en la red.

 

El partido cambió en la última media hora a base de obras de arte. La de más valor, la del Atlético de Madrid, que puso a su artista Diego, el mismo que no había entrado en el once inicial de Simeone, a crear. El brasileño firmó un auténtico golazo, recibió en la parte derecha del ataque rojiblanco de Gabi, se fue hacia la banda con un toque sutil dejando atrás a Xavi, y no dudó en enviar un misil a la escuadra izquierda de un Pinto que llegó a tocar el balón pero no pudo hacer nada.

 

Esta pincelada, esta individualidad, puso por delante a un Atlético que no lo estaba buscando, pues fue su primer disparo en la segunda parte. Por contra, un Barça que sin revolucionarse seguía con su punto de mira en Courtois, se vino abajo en un jarro de agua fría. No obstante, una genialidad de un Iniesta desencadenado, tirando del carro como nunca y haciendo de él, de Xavi y de Messi a la vez, dejó solo a Neymar para que este batiera al belga, de primeras.

 

Con esta vuelta de tuerca el Barça pasó del pesimismo y espesor a las ganas de sentenciar. El Barça se alejó del 'seny' (corduda) y optó por la 'rauxa' (furia), todo lo contrario, y se fue al ataque a por todas, empujados por un Camp Nou que, con ellos, despertó. No iba a ser fácil, pues el Atlético siguió igual de cerrado con el 0-1 que con el empate, pero los blaugranas no eludieron la responsabilidad de llevar el peso del partido y siendo más ofensivos. De hecho, ya antes del empate Busquets hizo lucirse, de trallazo desde la frontal, a Courtois, pero el gol de Neymar incentivó el bombardeo.

 

Como tónica general en el partido, los primeros 90 minutos de esta batalla, el Barça tuvo más el balón y el Atlético esperó sus oportunidades, nada que no fuera de esperar. No obstante ambos equipos estuvieron cómodos en este guión, y tuvieron, aunque pocas, opciones de inaugurar el marcador en la primera parte. Sobre todo el Atlético, que pese a tener menos peso en el área rival, tuvo más peligro en las botas de David Villa, que a punto estuvo de marcar de nuevo en un Camp Nou que fue su casa hasta el pasado año.

 

El 'Guaje' tuvo una de inicio, en el minuto 4, cuando su disparo se fue fuera por muy poco. Recibió en el área de Arda Turan después de un error de Pinto en la salida del balón, provocado por la presión atlética, muy alta en los primeros compases del duelo. El Barça la desarmó y obligó al Atlético a defender en su área, pero aún así Villa la tuvo en el descuento, obligando a Pinto a estirarse abajo para poner una mano salvadora.

 

Pero también las tuvo el Barça, en botas de Iniesta, Neymar o Messi, que apareció en cuentagotas pero siempre con peligro. Del argentino nació la opción más clara, cuando en una acción mágica en que rompió a Miranda en un control-regate que solo él podía crear asistió a Iniesta dentro del área, pero se cruzó providencial Godín cuando el manchego ya encañonaba a Courtois. También Neymar lo intentó, de lejos, pero su disparo se fue alto, en unos 45 minutos que dejaron un 5-2 en cuanto a disparos a puerta, y muchas faltas por parte del Atlético.

 

La mala noticia, para ambos, fue perder a dos jugadores de peso. En el minuto 12 el central blaugrana Gerard Piqué dejó el terreno de juego lesionado (entró Bartra), con una contusión pélvica que se produjo en una caída en salto con Diego Costa, que pudo hacerle la 'cama'. El ariete brasileño, la mejor arma 'colchonera', equilibró esta balanza de pérdidas cuando también, lesionado, fue sustituido por un Diego que acabaría siendo clave. De momento ambos son duda para la vuelta en el Vicente Calderón.

Noticias relacionadas