La gasolina, en su precio más bajo desde comienzos de 2012

Una estación de servicio de la capital.

Tras casi dos meses de caídas en el precio, los surtidores vuelven a niveles de hace cerca de dos años. El fin del "efecto lunes" y la estabilidad de los mercados, los motivos.

Parar en una estación de servicio y repostar se había convertido en un desafío al bolsillo al que nos habíamos acostumbrado. Las subidas casi constantes se han sucedido desde 2009 y, a finales del año pasado, sin plomo de 95 octanos y gasóleo A se habían encarecido cerca de un 40% en cuatro años: del euro/litro al que se repostaba la gasolina en 2009 (y a 0,90 el gasóleo) hasta el tope alcanzado en marzo de 2012, por encima de 1,5 euros/litro ambos carburantes.

 

Sin embargo, hace cerca de dos meses, los precios de los carburantes más demandados iniciaron una cuesta abajo que los ha llevado a su punto más bajo en casi dos años. El Boletín Petrolero de la UE confirmó ayer la novena semana consecutiva de bajadas en los precios, que han dejado el litro de sin plomo 95 en 1,378 euros y en 1,335 euros el de gasóleo. Son niveles de diciembre del año pasado, cuando los precios comenzaron a repuntar otra vez para empezar 2013 al alza.

 

En Castill y León la tendencia ha sido todavía más acusada, aunque se inició también a finales de septiembre. En ese mes, y según los datos del Ministerio de Industria, Energía y Turismo, la sin plomo 95 costaba 1,462 euros/litro y el gasóleo A, 1,406 euros/litro, lejos de sus máximos, pero todavía elevados. Fue entonces cuando se inició un retroceso en los precios que los ha llevado a una cifra que no se veía en los surtidores desde hace casi dos años.

 

Según los datos del portal en el que el ministerio recoge los precios de las gasolineras, en el día de ayer el precio medio de las estaciones de servicio era de 1,399 euros/litro para la gasolina y de 1,349 euros/litro el gasóleo A. Aunque hay variaciones entre unas estaciones y otras, el nivel está casi un céntimo de euro por debajo. Pero es que son los precios más bajos en muchos meses. La sin plomo de 95 octanos no había bajado de ese nivel desde marzo de 2012, cuando empezó a dispararse por encima de los 1,4 euros. Y el gasóleo no había vuelto a estar tan barato desde febrero de 2012.

 

FIN DEL EFECTO LUNES

 

No hay motivos claros sobre el comportamiento a la baja de los precios de los carburantes, pero en los últimos meses el Ministerio de Industria ha tomado algunas medidas para evitar la sombra de la duda sobre acuerdos de precios entre petroleras, que controlan la mayoría de estaciones de servicio; así, ha limitado la expansión de las grandes marcas, que no podrán tener más gasolineras en la provincia de las que ya tienen y que deberán renegociar los contratos con aquellas gasolineras que no son de su propiedad, pero con las que tienen acuerdos de distribución. El objetivo es que no impongan precios.

 

También se ha puesto freno al denominado "efecto lunes", el fenómeno por el cual las gasolineras bajaban sus precios para empezar al semana porque ese es el día en que se toman los datos para las estadísticas oficiales. Esto distorsionaba la realidad de los precios en los surtidores y frenaba la acción de las autoridades.

 

También el Ministerio aireó el aumento en los márgenes comerciales de las petroleras en sus estaciones de servicio y algunas sentencias que daban a conocer pactos contrarios a la competencia y que aumentaban los precios.