La Fundación Samuel Solórzano premia con financiación a 26 investigaciones de la USAL

Foto: DiCYT

La Fundación Memoria de D. Samuel Solórzano Barruso premia proyectos del Centro de Investigación del Cáncer, la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Béjar y otros centros de la Universidad de Salamanca

La Fundación Memoria de D. Samuel Solórzano Barruso ha adjudicado sus ayudas anuales a la investigación de proyectos de la Universidad de Salamanca. Como es habitual, las dotaciones más importantes se reservan para la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Béjar y para el Centro de Investigación del Cáncer.

 

Un proyecto de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Béjar se ha llevado la mayor cuantía de estas ayudas anuales. Se trata de 11.000 euros destinados a mejorar el control de plantas de tratamiento de aguas, una iniciativa presentada por el profesor Mario Francisco Sutil. Otras dos propuestas de Béjar financiadas en esta convocatoria tienen que ver con el sector textil: una de ellas para la clasificación de tejidos inteligentes y el desarrollo de algunos prototipos y otra sobre resistividad eléctrica de materiales textiles bajo distintas condiciones ambientales, según la información recogida por DiCYT.

 

 

El Centro de Investigación del Cáncer logra financiación para cinco proyectos. Dos de ellos están relacionados con el mieloma múltiple, en busca de nuevas dianas para el tratamiento de la enfermedad y de nuevas terapias. Otro analizará las células patológicas hematopoyéticas. El estudio del desarrollo de la miopía que desarrolla Alberto Fernández Medarde también ha sido premiado. Finalmente, una quinta ayuda permitirá investigar la enfermedad conocida como macroglobulinemia de Waldenstrom, también llamada como linfoma linfoplasmático, que es un cáncer de células blancas o linfocitos y que será estudiado por María Dolores Caballero Barrigón. Los proyectos del CIC cuentan con un respaldo de entre 4.000 y algo más de 5.000 euros.

 

El resto de proyectos financiados en esta convocatoria han obtenido ayudas menores, en torno a los 1.000 o 1.500 euros y su temática es muy variada. Varios tienen que ver con la salud, con proyectos de la Facultad de Medicina, el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL) y el Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG). También hay iniciativas del Instituto Hispanoluso de Investigaciones Agrarias (CIALE) y varios relacionados con la educación.

 

Por otra parte, la Fundación Vicente y García Corselas también ha publicado sus galardones anuales. El más destacado es el Premio de Medicina ‘Dr. Gonzalo García Rodríguez’, que ha sido para Manuel Ángel Gómez Marcos, médico de familia del centro de salud Garrido Sur de Salamanca, por su proyecto ‘Influencia de los estilos de vida y de los factores psicológicos en el envejecimiento arterial’. También se han premiado dos proyectos educativos, de Ana Iglesias Rodríguez y José María Chamoso Sánchez, además de otorgar el premio de pintura de esta fundación a Eloy Arribas Rodríguez, licenciado en Bellas Artes de la Universidad de Salamanca.