La FPH licita la restauración de la Capilla del Nacimiento de Santa Teresa del convento de la Santa en Ávila

La Fundación del Patrimonio Histórico (FPH) saca a concurso la restauración de la Capilla del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, en la iglesia del convento de la Santa en Ávila, con un presupuesto de 237.000 euros y con un plazo de ejecución de los trabajos de diez meses.
ÁVILA, 9 (EUROPA PRESS)



El plazo de presentación de ofertas para llevar a cabo estas obras, según el compromiso firmado este mismo viernes por el presidente de la Fundación del Patrimonio Histórico, José María Leal Villalba, con la Consejería de Cultura y la Comunidad de padres Carmelitas Descalzos, finaliza el 30 de abril.

La Fundación aportará la memoria valorada, contratará la restauración, su dirección técnica y las acciones divulgativas y de difusión cultural de la Capilla del Nacimiento y financiará el 50 por ciento del presupuesto necesario para sacar adelante este proyecto, de cara al V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, que se celebra en 2015.

El convento de Santa Teresa de Jesús en Ávila se fundó en el solar que ocupaba la casa de don Alonso de Cepeda y doña Beatriz de Ahumada, padres de Santa Teresa, y la capilla del nacimiento, situada en el presbiterio, en la cabecera de la iglesia, coincide con el lugar donde estuvieron las alcobas o dormitorios de la familia.

La iglesia y el convento se inauguraron en 1636 y son Bien de Interés Cultural desde 1886; la Capilla del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús tiene una decoración profusa y un retablo barroco del siglo XVIII, con una imagen de Santa Teresa atribuida a Gregorio Fernández.

En los lados hay cuadro pequeños retablos, también barrocos, con lienzos dedicados a las cuatro órdenes religiosas con que la Santa se relacionó (jesuitas, carmelitas, franciscanos y dominicos) y sobre ellos hay pinturas de escenas de la vida de la Santa y sus visiones, motivos que también adornan las vidrieras de la capilla.

LA INTERVENCIÓN

La intervención de la Fundación del Patrimonio Histórico es global y afecta tanto a los revestimientos como a los bienes muebles que contiene la Capilla del Nacimiento: retablos, mayor y laterales; zócalo de azulejos; pinturas murales de la bóveda y los paramentos; lienzos y vidrieras.

Como la capilla contiene distintas variedades de obras de arte, necesita distintas técnicas y profesionales de la restauración; el carácter multidisciplinar de la intervención la hace más compleja y requiere una empresa de alta especialización.

El retablo de Santa Teresa, de madera dorada y policromada, con tallas de la Santa y San José, tiene algunas grietas y roturas, suciedad, faltas en el dorado, añadidos y desgastes y pérdidas por limpiezas agresivas y por ello se le aplicará un tratamiento de limpieza, sentado de color y oros, eliminación de barnices, repintes y elementos extraños añadidos, consolidación, cierre de grietas, reintegración de lagunas y protección final.

La Fundación restaurará también los cuatro retablos laterales que enmarcan un óleo, del siglo XVIII, de la Santa con las órdenes de frailes con las que se relacionó; los daños aquí son envejecimiento de materiales, quemaduras y ennegrecimiento por humo de velas, destensado de los lienzos y limpiezas abrasivas.

La FPH atenderá a los lienzos y soportes, que se desmontarán, se limpiarán, y consolidarán las estructuras y bastidores. En los lienzos, se eliminarán los barnices oxidados y se reintegrarán las lagunas cromáticas.

El zócalo de la capilla está cubierto por un azulejado, de finales del siglo XIX - principios del XX, que reproduce modelos del siglo XVI, con azulejos esmaltados en verdes y azules, con motivos florales, que tiene algunos desconchones, toscas sustituciones de piezas por pintura, suciedad y salpicaduras de cera y cemento. La Fundación del Patrimonio Histórico plantea la limpieza y fijación de piezas con peligro de desprendimiento, sellado de juntas y restitución de los azulejos que faltan.

La intervención de la Fundación del Patrimonio Histórico incluye, además, la cubierta interior de los paramentos y la bóveda, con una superficie decorada de 150 metros cuadrados, en pintura mural que imita jaspe, mármol y sillería.

En la bóveda hay quince casetones con relieve de escayola, en motivos geométricos, heráldicos y florales y el deterioro procede de la suciedad, manchas de antiguas humedades, repintes burdos con purpurina, daños por rozaduras, levantamientos, grietas o clavos.

La FPH plantea la limpieza integral, eliminación de sales, consolidación de enlucidos, limpieza de barnices y eliminación de repintes y purpurinas, cerrar agujeros y grietas, sustituir molduras mal repuestas, reintegración cromática y barnizado protector final, transparente e inalterable, que no aporte brillo y reversible.

LOS TRES ÓLEOS

Los tres óleos con marcos de madera dorada y tallada que representan escenas de la vida de la Santa, a los lados y a los pies de la capilla presentan destensados de los lienzos, craquelados de la pintura, roces de los bastidores, numerosos repintes, barnices oscurecidos y suciedad.

Por eso, se desmontarán, limpiarán, reentelarán y tratarán los bastidores, eliminarán los repintes, reintegrarán las lagunas cromáticas y se volverán a montar, reforzando el sistema de apoyo y anclaje dado su gran tamaño y peso.

El proyecto de la Fundación del Patrimonio Histórico también incluye la rehabilitación de las vidrieras emplomadas del siglo XIX, fabricadas en la Cartuja, que narran episodios de la vida de la Santa y que tienen pequeñas roturas, suciedad y restos de adhesivo del sellado de la ventana.

La acción aquí se centrará en la limpieza, eliminación de restos de goma, sellado de las pequeñas fracturas, revisión exterior e interior de los emplomados y aplicación de un sistema de rejuntado a la ventana apropiado y limpio.

El presidente de la Fundación del Patrimonio Histórico, José María Leal Villalba, considera que esta nueva actuación de la Fundación "tiene un valor no sólo artístico e histórico, sino también simbólico, ligado a la figura de Santa Teresa de Jesús".

"Esta rehabilitación es una gran responsabilidad dado que, en 2015, pasarán por la capilla miles de peregrinos", sostiene el presidente de la Fundación del Patrimonio.