La forense del caso Bretón admite que se equivocó

Lamas dice que la hoguera fue manipulada antes de que ella la examinara y hablara de un cotilleo policial sobre que los huesos " se fueron de copas"

La antropóloga forense de la Policía Nacional Josefina Lamas, que emitió el primer informe pericial, en el caso Bretón, sobre los restos óseos hallados en la hoguera de la finca de las Quemadillas, afirmando que pertenecían a animales, pero que rectificó meses después, asegurando que eran huesos humanos, ha mantenido este miércoles que se equivocó en su primer dictamen. Así lo ha declarado en la Audiencia Provincial de Córdoba, donde se juzga a José Bretón, acusado del asesinato de sus hijos, Ruth (seis años) y José (dos años) en octubre de 2011.

 

Lamas ha aclarado que rectificó en septiembre de 2012 su primer dictamen, de noviembre de 2011, después de ver el informe pericial del antropólogo forense Francisco Etxeberría, emitido en agosto de 2012 y en el que certificó que los restos óseos eran humanos.

 

De hecho, tras ver una de las fotografías de los huesos realizadas por Etxeberría, se "iluminó" y llegó a la conclusión de que se había equivocado, pues "los restos eran de naturaleza humana", aunque ha subrayado que también había restos óseos de "pequeños animales", que se quemaron estando ya "descarnados y secos", mientras que los restos óseos humanos "eran frescos".

 

Según la forense, en la hoguera "había muchos restos de animales y otros que, al final, han resultado ser humanos". Ella pensó que la mujer de Bretón, Ruth Ortiz, al ser veterinaria, podía tener una colección de comparación de huesos de animales que su marido hubiese quemado.

 

Lamas ha dicho que los restos óseos animales los dejó en la hoguera y se llevó otros que quería estudiar con mayor detenimiento, que en un primer momento determinó que también eran de animales y que meses después identificó como humanos, siendo los mismos que examinó y calificó como de animales, si bien ha precisado que algunos de los restos que estudió en 2011 no estaban entre los que pudo volver a examinar en 2012.

 

Además, cree que "posiblemente habría llegado a conclusiones distintas" de las que alcanzó en noviembre de 2011 si se le hubiera permitido examinar los restos en los laboratorios de Madrid, en lugar de hacerlo en Córdoba, pues en la capital madrileña habría contado con más medios materiales y también con el apoyo de otros profesionales.

 

Por otro lado, la perito, quien ha dicho que rectificó voluntariamente y sin haber sufrido presiones, ha indicado que todos los huesos que ella recogió de la hoguera "se quemaron con partes blandas", mientras que los huesos de pequeños animales, que no recogió, "se quemaron desprovistos de partes blandas".

 

MANIPULACIONES Y COTILLEOS

 

Junto a ello, Lamas ha dicho que la hoguera había sido manipulada cuando ella llegó a la finca por primera vez, en comparación con las imágenes de la hoguera tomadas por la Policía anteriormente, pues había "una serie de elementos que no estaban en el mismo lugar" y, además, varios policías le dijeron que la hoguera "había sido removida".

 

También ha oído un comentario en la Policía Científica de Córdoba que "los huesos se fueron de copas", es decir, que se sacaron de la comisaría madrileña donde estaban custodiados y "se llevan", entre el 26 de julio y el 2 o el 3 de agosto de 2012, a "un bar o restaurante y se le enseñan al doctor Etxeberría", pero "no deja de ser un cotilleo de patio de vecinos", pues ella no puede afirmar si esto ocurrió realmente.

 

Ante esto y a requerimiento del juez, el doctor Etxeberría ha asegurado que "es rigurosamente falso que haya visto los restos sin tener autorización del juez, y menos en un bar". Ha insistido en que los vio por primera vez el 14 de agosto en la comisaría de Madrid donde se los custodiaba y que el citado cotilleo "es un disparate", ya que a él nadie le enseñó antes los huesos "y menos en un bar". Tras esa aclaración, el juez ha decidido que se deduzca testimonio para investigar lo sucedido.

 

EL RESTO DE PERITOS

 

Por su parte, el resto de peritos que han prestado declaración este miércoles en el juicio, en relación con los informes que emitieron en su día tras examinar los restos óseos de la hoguera, han coincidido en afirmar que tales restos son humanos, sin lugar a dudas.

 

Así lo ha manifestado el forense José María Bermúdez de Castro, también los forenses de la Escuela de Medicina Legal de la Universidad Complutense de Madrid Bernardo Perea, José Antonio Sánchez y Enrique Dorado, además de dos facultativas del Instituto Nacional de Toxicología y los peritos de la Asociación Profesional de Bioarqueología Javier Escudero, Marta Díaz-Zorita, Inmaculada López y Esther Mora.

 

En concreto, José María Bermúdez de Castro ya tuvo la impresión, apenas se abrió la caja que contenía los huesos, de que estaba ante restos humanos, aunque lo confirmó cuando empezó a ver los dientes y también al observar otras muestras "inequivocamente humanas", como partes de un fémur.

 

Por su parte, los forenses de la Complutense han dicho haber examinado restos dentarios de un solo individuo y de unos seis años de edad, lo cual se explica, según han aclarado, porque "la resistencia a los agentes agresivos externos depende mucho del grado de calcificación de las piezas dentales" en cuestión y los dientes de un niño de dos años, que ellos no han visto, "tienen menos estructura mineral que pueda resistir el fuego" y se destruyen "con más facilidad", si bien han precisado que coinciden con los informes de Etxeberría y de Bermúdez de Castro

 

En cuanto a si los huesos que estudiaron fueron los mismos que los de la hoguera, los forenses de la Complutense han indicado que ellos examinaron los mismos que identifica con como presentes en las fotos realizadas de la hoguera, antes de la recuperación de los restos óseos de la misma. Además, han detallado que los huesos tenían partes blandas cuando se quemaron.

 

Por su parte, las dos facultativas del Instituto Nacional de Toxicología han ratificado igualmente el informe pericial del doctor Etxeberría, mientras que los peritos de la Asociación de Bioarqueología ha determinado que no hay restos óseos de animales y son todos humanos. Han llegado a la conclusión tras compararlos con una colección de huesos de animales de la que disponen.

 

 

Noticias relacionadas