La Fiscalía pide 22,5 años de cárcel para el hombre que mató a su ex pareja en Medina de un disparo en la cabeza

Lugar donde se produjo el asesinato, a la altura del parque Aguacaballos de Medina del Campo.

La petición incluye la privación de la patria potestad sobre el hijo, de un año, de ambos y la prohibición de verle durante 25 años. 

La Fiscalía de Valladolid solicita una pena global de veintidós años y medio de prisión para Pedro Pablo O.T, el hombre que el pasado mes de marzo asesinó en Medina del Campo, presuntamente, a su expareja sentimental, María Henar G.L, tras descerrajarla un tiro de pistola a quemarropa en la cabeza.

 

En su escrito de calificación provisional de los hechos, al que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, la acusación pública tipifica la conducta del procesado como un delito de asesinato, con la agravante de parentesco, y otro delito de tenencia ilícita de armas y solicita por el primero una condena de veinte años de privación de libertad y otros dos años y medio más por el segundo.

 

Además, interesa la privación de la patria potestad respecto del niño de un año que verdugo y víctima tenían en común, así como la prohibición del derecho a residir en Medina del Campo o acudir a dicha localidad y de acercarse al menor a una distancia inferior a 500 metros y de comunicar con él por espacio de veinticinco años.

 

En concepto de responsabilidad civil, el presunto asesino habría de indemnizar a su hijo con 200.000 euros por daños morales y, por idéntico concepto, con otros 20.000 euros a los padres de la fallecida y al Sacyl con 1.250 euros por los gastos derivados de la asistencia prestada a la víctima.

 

El juicio se celebrará por el procedimiento de la ley de jurado en la Audiencia de Valladolid, en el que, además de la acusación pública y la defensa, intervendrán como acusación particular los padres de María Henar, un hermano mayor y la esposa de éste, estos dos últimos actuales guardadores del hijo de once meses de la pareja.

 

Los hechos que culminaron en la primera de las tres víctimas mortales por violencia de género en la provincia de Valladolid en lo que va de año, después de las dos últimas registradas el pasado día 8 de diciembre en La Rondilla, se registraron sobre las 15.55 horas del 26 de marzo, cuando María Henar G.L, de 32 años y residente en Medina del Campo, se dirigía al gimnasio y a la altura del puente de Aguacaballos de la villa medinense su expareja, Pedro Pablo O.T, de 41 años, quien se había desplazado en coche hasta allí desde Valladolid, se aproximó a ella y ambos intercambiaron unas breves palabras.

 

DOS INTENTOS FALLIDOS PREVIOS

 

A continuación, el procesado, preso desde el día de los hechos, continuó la marcha con su automóvil de forma brusca hasta aparcar unos metros más allá y volver sobre sus pasos, esta vez a pie y provisto de una pistola calibre 9 corto que acababa de sacar del bolsillo de la cazadora.

 

Fue entonces cuando agarró del cuello a María Henar, la apuntó y, tras dos intentos fallidos, apretó nuevamente el gatillo y efectuó a la mujer, a quemarropa, un disparo que la alcanzó en la cabeza.

 

María Henar cayó desplomada al suelo y fue evacuada en gravísimo estado hasta el Hospital Comarcal de Medina del Campo y más tarde, una vez estabilizada, hasta el Clínico Universitario de Valladolid, donde falleció al día siguiente sobre las 10.00 horas a causa de la gravedad de las lesiones.

 

Su presunto verdugo, tras abatir a su excompañera sentimental, se dio a la fuga en su vehículo en dirección Tordesillas por la autovía y se entregó sobre las 17.00 horas a una patrulla de Tráfico de la Guardia Civil en la localidad palentina de Villarramiel, donde cuenta con familia, y confesó la autoría del crimen.

 

Este último y la víctima habían roto la convivencia desde junio de 2012, cuando María Henar estaba embarazada, si bien la ya expareja había seguido viéndose durante un tiempo debido, sobre todo, a cuestiones relacionadas con el menor.