La Fiscalía deja en nueve años su petición de condena para los acusados de vender speed

Algunos de los acusados se han visto beneficiados en la reducción de sus condenas al considerar que la droga era para consumo propio.

En su informe final, después de tres días de juicio en la Audiencia de Valladolid, la fiscal ha elevado de siete a ocho años la condena para Cristian M.G, vecino de Arroyo de la Encomienda, al que aplica la agravante de reincidencia debido a que cuenta con una sentencia condenatoria anterior por idénticos hechos, mientras que ha mantenido invariable su solicitud de siete años para Óscar F.P. y su exnovia Beau G.S.L. ('Paula') , a quienes, al igual que al primero, aplica la agravante de notoria importancia.

 

Los que se han beneficiado de la sustancial rebaja han sido Ángel David C.B. ('Angelillo') y su novia Esther F.R, que han pactado una condena de tres años, frente a los siete iniciales, al estimar la acusación pública que no estaban al corriente de los casi tres kilos de speed que guardaban Óscar y Paula en la casa que las dos parejas compartían en la Urbanización Prado Boyal de Laguna de Duero.

 

Un sexto imputado, Israel de la R.M, ha visto reducida la solicitud de condena de cuatro a dos años y medio. Se trata del único procesado del que la policía ha llegado a la convicción de que compraba a sus compañeros de banquillo para su propio consumo, pese a lo cual la fiscal mantiene que la adquisición de la mercancía estaba preordenaba al tráfico.

 

En su alegato, el Ministerio Fiscal considera probado que los seis acusados se dedicaban a la venta de speed, sustancia que, según sostiene, proporcionaba Cristian a Óscar y que éste, con la colaboración de su novia Paula, distribuía posteriormente en la discoteca 'La Fiestuki' de la Cistérniga, donde trabajaba como 'dj'.

 

'PINCHAZOS TELEFÓNICOS'

 

La fiscal, apoyada en los 'pinchazos' teléfonicos y seguimientos, vincula también en dicha actividad, en menor medida, al resto de procesados, que, a excepción de Israel, al que pide 1.950 euros de multa, podrían verse obligados cada uno a desembolsar sanciones pecuniarias por importe de 300.000 euros.

 

Mientras que 'Angelillo' y Esther se han conformado con las peticiones de pena para ellos, el resto de letrados han solicitado un fallo absolutorio por entender que sus patrocinados poseían la droga para su propio consumo. En el caso de Paula, que no ha cesado de llorar desconsoladamente durante el informe de la fiscal, su abogado ha solicitado, con carácter subsidiario, una pena de tres años de cárcel en calidad de cómplice.