La FIA pone sus condiciones para terminar con la polémica de los neumáticos

Ha repartido una nota a los equipos en el circuito de Nurburgring en el que ha impuesto los valores máximos y mínimos de presión y ha prohibido permutar los neumáticos de un lateral al otro de los monoplazas.

La Federación Internacional de Automovilismo (FIA) ha pasado a la acción en la polémica con los neumáticos Pirelli y ha impuesto unas condiciones en su uso durante el Gran Premio de Alemania, que se disputa este fin de semana, con el fin de garantizar la seguridad.

  

La FIA ha repartido este viernes una nota a los equipos en el circuito de Nurburgring en el que ha impuesto los valores máximos y mínimos de presión y ha prohibido permutar los neumáticos de un lateral al otro de los monoplazas, entre otras especificaciones técnicas.

  

"Por razones de seguridad, Pirelli nos ha pedido que todos los neumáticos funcionen bajo estas condiciones. Será responsabilidad de cada equipo satisfacer las exigencias del delegado técnico de la FIA y cumplir con todos estos requerimientos", ha explicado el organismo en un texto firmado por el director de carrera, Charlie Whiting.

  

Esta imposición llega después de que la Asociación de Pilotos (GPDA) amenazara el jueves con abandonar el Gran Premio de Alemania si volvían a reproducirse los problemas del pasado Gran Premio de Gran Bretaña, marcado por los reventones en los neumáticos.

  

Durante el pasado fin en de Silverstone, cinco neumáticos reventaron sin aparente explicación. Los pilotos afectados fueron Sergio Pérez en los entrenamientos libres del viernes y en la carrera del domingo, y Lewis Hamilton, Felipe Massa y Jean-Eric Vergne tan sólo durante la carrera.

  

Pirelli atribuyó que las causas de los pinchazos fueron la colocación invertida de los neumáticos traseros, las bajas presiones que tenían las ruedas y a ciertas condiciones del circuito, como ángulos de extrema caída y bordillos altos.