La Feria del Libro de Valladolid cierra sus puertas consolidada como la segunda cita nacional

Ana Redondo ha señalado en la clausura la internacionalización de la Feria que ha recuperado su emplazamiento original con su regreso a la Plaza Mayor. Hablan de un balance "positivo".

La XLIX edición de la Feria del Libro de Valladolid cierra sus puertas con una apuesta por la internacionalización y como la segunda mejor muestra nacional en el emplazamiento recuperado, tras 17 años, en la Plaza Mayor con un balance "muy positivo".

 

Así lo han afirmado tanto la concejal de Cultura y Turismo, Ana Redondo, como el presidente del gremio de Libreros de Valladolid, Marco Antonio Blanco; y el encargado del equipo de programación de la organización de la feria, Enrique Señorans, que este domingo han analizado el desarrollo de la presente edición.

 

Según este balance, esta muestra ha consolidado a la capital vallisoletana como un referente nacional, con la presencia de más de 100 autores y 55 expositores y contará para su cierre con la presencia del autor Petro Márkaris.

 

En concreto, Ana Redondo ha mostrado su satisfacción por una edición que considera como "una pequeña revolución cultural" por la apuesta de ciudad tanto económica como personal. En este sentido, ha confirmado que la inversión destinada ha sido de alrededor de 300.000 euros para "un esfuerzo que merece la pena" y con el que se ha conseguido "una cota muy alta".

 

Asimismo, ha incidido en que se ha contado con el beneplácito de público, libreros, editores y expositores en su reencuentro con la ubicación de nuevo, 17 años después, en la Plaza Mayor, que "es donde tiene que estar la cultura".

 

Además, la concejal ha señalado que ha sido un "éxito para el libro" al contar con la presencia de más un centenar de autores en un momento de crisis económica y con un IVA cultural que "asfixia".

 

En esta línea, Señorans ha asegurado que se ha marcado un "antes y un después" en el ámbito comercial y creativo por el modelo fijado de colaboración entre Ayuntamiento y libreros, tanto por la calidad de autores dentro de una "programación variada de alto nivel intelectual" como por las actividades para mayores y niños.

 

Por su parte, el presidente del Gremio de Libreros, Marco Antonio Blanco, ha confirmado un "incremento notable en las ventas" y ha coincidido en señalar la Plaza Mayor como ubicación de esta Feria en la que "el protagonista es el ciudadano".

 

Asimismo, ha recordado que esta labor de acercamiento del Gremio por sacar el libro a la calle se une a la presencia en la Plaza de España con ocasión de la celebración del Día del Libro y a las actividades que se realizan permanentemente por estos empresarios durante todo el año en el centro y barrios de la ciudad.

 

Sobre la valoración de la Feria, Marco Antonio Blanco ha expresado que "cada uno comenta según le va" pero que en general es muy "positiva" y "están satisfechos" porque el ciudadano ha salido "no solo a pasear, sino a comprar".

 

BODAS DE ORO

 

Para la próxima edición, en que se celebrarán las 'bodas de oro' de la Feria del Libro, la concejal ha adelantado que cuenta con la experiencia de este año en cuanto a equipo, entre los que ha señalado al secretario de la Asociación Vallisoletana de Comercio (Avadeco), Luis del Hoyo, y a la directora de la muestra, Begoña Orellana.

 

En cuanto a plazo de preparación, la edil ha aclarado que "a la vista del resultado del trabajo de este año, que se ha realizado en cuatro meses" se va a trabajar "con más tiempo".

 

Además, por parte del su Concejalía se mantendrá la apuesta presupuestaria y de emplazamiento, así como el nivel de "exigencia alto" para volver a contar con figuras a nivel internacional y locales para "vender, acercar y hacer una reflexión de autores".

 

En cuanto a las época para la celebración de este encuentro, Redondo ha incidido que a pesar de que la muestra vallisoletana coincida en junio con la de Madrid, se decanta por este mes como "fecha más adecuada" por la climatología, su desarrollo antes de la finalización del curso escolar y la oportunidad de venta de cara a las vacaciones estivales, sin perjuicio de que en un momento dado pudiera plantearse otra posibilidad.

Noticias relacionadas