La Feria del Libro de Valladolid arranca a medio gas en su primera jornada completa

La Feria del Libro de Valladolid, este sábado por la mañana. JUAN POSTIGO
Ver album

La Cúpula del Milenio acogió un trasiego regular de gente, quizá provocado por la constante amenaza de lluvia en el cielo de la ciudad.

"Habrá que esperar a los platos fuertes", debió de pensar más de uno este sábado por la mañana, en la que fue la primera jornada completa de la 48 Feria del Libro de Valladolid. Y es que en este arranque parece que la gente se ha mostrado algo recelosa a la hora de acudir, si bien el tránsito de gente era más o menos regular en los alrededores de la Cúpula del Milenio, escenario habitual del evento.

 

Las primeras actividades traducidas en la espectáculos de magia, cuentos y talleres para los más pequeños de la casa y las primeras firmas de ejemplares a cargo de Cintia Martín o el encuentro literario con Pablo d'Ors parecieron no ser suficiente para un público que quizá esté a la espera de que aparezcan literatos de más renombre como Boris Izaguirre, quien hará acto de presencia este sábado por la tarde.

 

Ni siquiera el alcalde de Valladolid, quien inicialmente tenía programado estar en la presentación del libro 'Letras descalzas' de Javier Burrieza hizo acto de presencia. Por lo demás el ambiente se mostró más bien festivo. Los consabidos cuarenta stands en la Cúpula del Milenio y cientos de personas que se quisieron dar un paseo a lo largo de la mañana a la caza y captura de algún 'chollo' compuesto de papel y tinta.

 

Lo que también está claro es que las actividades no se detienen este fin de semana en esta Feria del Libro que espera alcanzar al menos los 20.000 visitantes a los que se ha llegado en anteriores ediciones. El cielo de Valladolid, y la posibilidad de que acabe soltando o no agua, tendrán algo que decir.

 

PABLO D'ORS

 

Precisamente Pablo d’Ors se presentó ante sus lectores en la Feria del Libro de Valladolid, con una contundente reflexión sobre su oficio, aprovechando su encuentro literario: "Escritor es aquel que ha soportado mucho su propia estupidez". "El 99% de lo que escribimos no vale la pena", explicó para dejar ver que solo quien no claudica ante esa "realidad" consigue algo que merece la pena: "Después de cien páginas de tonterías escribes una frase luminosa, que recoge algo genuino".

 

El periodista Jesús Fonseca, compañero de conversación en el encuentro literario, atribuyó a d’Ors cierto gusto por "descolocar al lector" y darle "algún cachete". El autor invitado respondió leyendo la cita de Kafka que preside su última novela Sobre la juventud y que recomienda leer solo los libros que "muerden y pinchan". "No escribo para provocar, pero si provocan mis libros, fantástico; no escribo para edificar, pero si edifican, fantástico", sentenció. 

Noticias relacionadas