La Feria de las Culturas es para el alcalde un ejemplo de que Valladolid es "hospitalaria"

Javier León de la Riva ha inaugurado esta feria en la Cúpula del Milenio que cuenta con la participación de 16 asociaciones. Valladolid cuenta en la actualidad con un censo de 15.000 inmigrantes.

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, ha afirmado que el Encuentro y la Feria de las Culturas, evento con el que se clausura la XI Semana Intercultural, es "un ejemplo" del carácter abierto y hospitalario de la ciudad.

  

Asimismo, ha declarado que la intención es consolidarla y aumentar su presencia, al tiempo que ha señalado que en esta edición la participación ha alcanzado las 16 asociaciones, a las que hay que sumar otras que, aunque "funcionan", no tienen la infraestructura "mínima" para hacer estas presentaciones.

  

Además, el primer edil ha recordado que en otras ediciones se podía vender productos alimenticios, circunstancia que se ha modificado por razones de sanidad, si bien los puestos muestran las productos y explican las recetas de los mismos.

  

El Encuentro ha programado para este domingo talleres para infantes y adultos, organizados por las asociaciones 'Esta es mi tierra' de Perú; 'Ajayu Fortaleza' de Bolivia, y la asociación de Venezolanos en Valladolid. Por la tarde, la asociación Avicena organiza un taller de 'henna' y el pasaporte intercultural, mientras que la Casa de Ávila será la representación española en esta edición.

 

15.000 INMIGRANTES

  

Valladolid llegó a contar con cerca de 20.000 extranjeros en el año 2008. En la actualidad cuenta con más 15.000 inmigrantes, el 5,21 por ciento sobre el censo de enero de 2014, número que se ha reducido en los últimos años debido a la crisis económica.

  

Preguntado por las subvenciones municipales, León de la Riva ha reconocido que el Ayuntamiento no se ha planteado recortes en las ayudas a inmigrantes, por lo que "si hay menos personas, tocarán a más". Además, ha asegurado que desde los Servicios Sociales se realiza un análisis "exhaustivo" de la situación de los demandantes de ayuda. "Lo que si puedo asegurar es que aquí no se discrimina a nadie", ha agregado.

  

Sobre las reivindicaciones de este colectivo, el munícipe ha recalcado que "siempre" hay una: la sede, pero que el problema es que el Ayuntamiento "no está en condiciones" de edificar, lo que "sí que se hace" es que cada vez que se descataloga un colegio se le da un uso social.

  

Por su parte, la concejal de Bienestar, Rosa Hernández, ha explicado que los servicios municipales han notado esa bajada, "sobre todo los de Atención al Inmigrante". Sin embargo, una vez que los foráneos normalizan su situación pasan a los CEAS.

  

"Sí que ha habido una reducción pero esa gente que llega es fluctuante y antes estaba conjunta con transeúntes. Pero ahora están separados por estos servicios, para dar una atención más específica", ha puntualizado la concejal antes de incidir que es necesario mantener la Atención al Inmigrante porque los colectivos más numerosos, rumanos y búlgaros, "tienen el problema del idioma.