La Feria de Día aviva el turismo gastronómico en Valladolid

La Fería de Día sigue ocupando uno de los reclamos turísticos más atractivos para los vallisoletanos y para todos los turistas que se acercan a la ciudad durante las fiestas.

A pesar del ligero descenso en el número de casetas respecto al año pasado, de 105 a 101, la oferta turística gastronómica se mantiene en todo lo alto durante las Fiestas de la Virgen de San Lorenzo y sigue ocupando uno de los reclamos turísticos más atractivos para los vallisoletanos y para todos los turistas que se acercan a la ciudad durante sus fiestas.

 

En Valladolid coexisten 34 zonas que cuentan con al menos una caseta para deleitar el paladar de los consumidores, sumado a los casi 150 establecimientos que ofrecen el pincho de feria con su respectiva bebida por un precio de 2,50 euros. Además, por si fuera poco, la ciudad de Valladolid cuenta con 14 bares musicales o pubs que ofrecen tanto actuaciones musicales en sus terrazas, como monólogos.

 

La Feria de Día nació hace más de una década cuando se decidió crear una feria gastronómica en la ciudad de Valladolid y que ofreciera a todos los turistas y vallisoletanos un pincho característico y una bebida, todo ello por un módico precio. Hoy en día, como se puede comprobar paseando por cualquiera de las múltiples zonas que cuentan con casetas, la Feria de Día contribuye a que la ciudad de Valladolid sea una de las ciudades referencia de España en cuanto a tapeo.

 

Todos estos placeres que se podrán disfrutar hasta el día 14 de septiembre, cuando a las doce de la noche se clausure la Feria.