La Feria de Abril se abre un hueco en Valladolid

Imagen de la terraza del bar andaluz 'Ole con ole' en la Plaza Mayor, con el Ayuntamiento de fondo. J.P.

Son varios los bares y restaurantes, la mayoría de dueños con origen andaluz, que realizan actividades y engalanan sus locales para trasladar tan especial celebración al corazón de Castilla y León.

La presente Feria de Abril tendrá un toque especial, o al menos diferente, ya que será de las primeras en mucho tiempo que dé el pistoletazo de salida en el mes de mayo. Curiosa paradoja, pero que poco importa a varios bares y restaurantes de Valladolid. Es probable que se esté preguntando por qué tendría que importarles un evento de otra Comunidad Autónoma, por muy reconocido y multitudinario que sea, a los habitantes de la capital de Castilla y León. Lógico. Pero se quedaría sorprendido de la pasión con la que se puede vivir esta Feria en el mismísimo centro de Valladolid.

 

Y es que son muchos los dueños de bares y restaurantes de la capital que, ni cortos ni perezosos, deciden vivir estos días tan especiales con el mismo entusiasmo que si estuvieran en su Sevilla natal. Una decoración apañadita, un par de remiendos de flamenco y... voilà. Gente encantada, dispuesta a pasarlo bien e invertir parte de su sueldo mensual en rememorar o conocer las buenas artes de Andalucía, para alegría del propietario.

 

Uno de estos múltiples locales es el ‘Volapie’, en la Plaza de la Rinconada. Un pequeño nidito que destila los colores verde y blanco de la bandera andaluza por todos y cada uno de sus poros. Allí, este viernes, sábado y domingo los trajes flamencos invadirán el lugar por las noches para “tratar de hacer más llevadero el fin de semana”, tal y como dice entre risas su camarero Iván, orgulloso portador un inconfundible acento del sur.

 

“La gente sí se anima en otras ocasiones, se crea un ambiente bonito”, continúa. Efectivamente, las banderas y los elementos típicos de Andalucía relucen por todo el local, una forma más de atraer a la clientela además del ya habitual ‘pescaíto’ frito o el rebujito.

 

“Toda la comida nos llega de allí, de Sevilla, por lo que en realidad nosotros ya estamos metidos en el mundo de Andalucía cada jornada, pero gusta ver cómo la gente se anima para estos días”, sigue el camarero del ‘Volapie’. En el ‘Ole con Ole’, en la mismísima Plaza Mayor de Valladolid, no piensan de manera muy diferente.

 

Allí, junto al Teatro Zorrilla, también se disfruta con ganas de la celebración que esta vez se ha retrasado por la costumbre de dejar dos semanas de diferencia con la Semana Santa. Pero en el ‘Ole’ han estado más veloces, ya que el grueso de actividades tuvo lugar el pasado fin de Semana.

 

“Colocar algo de decoración, abrir hueco para poder hacer bailes tradicionales, invitar a una gente a una comida tradicional... Hemos tenido unos días de mucho trabajo, explica José Luis Pérez, camarero del local. “La idea es recrear lo que se vive en las casetas, aunque nosotros lo hemos adelantado para que aquellos que vayan a ir luego a la de verdad o que no puedan ir lo vivan también aquí”, sigue.

 

“Sabemos que compensa algo así. Se ha notado que hemos tenido muchísima más afluencia de público hasta altas horas. Lógicamente no tenemos toda la farándula que se tiene en la verdadera Feria de Abril, pero sabemos que merece la pena”. Queda claro que Valladolid, aunque solo sea por unos días, también tiene acento andaluz.