La Federación de Vecinos pide silencio en la calle durante el juicio del alcalde para que no se suspenda

En una de las carpas de Villalar se mostró este cartel, convocando una concentración en los juzgados. A.MINGUEZA

Han convocado una concentración a las puertas del Juzgado de lo Penal número 2 para recibir a Javier León de la Riva, quien será juzgado el lunes por un supuesto delito de desobediencia.

La Federación de Asociaciones Vecinales Antonio Machado ha convocado una concentración el próximo lunes, a las 9.15 horas en las puertas del Juzgado de lo Penal número 2, para recibir al alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, quien será juzgado por un presunto delito de desobediencia en el llamado caso de los áticos del edificio de Caja Duero de la Plaza Zorrilla.

 

La Federación de Vecinos ha convocado a los ciudadanos a que se personen en la concentración parapetados con carteles y pancartas en el que se reclamen silencio. También han pedido que durante el juicio se permanezca en silencio, para evitar “una posible suspensión del mismo”, tal y como explican en un comunicado.

 

En este escrito, recuerdan que el alcalde de Valladolid se sienta en el banquillo gracias a la demanda de la Federación de Asociaciones Vecinales quien solicita una pena de dos años de inhabilitación especial para ejercer cargo público,  90.000 euros de multa y pago de las costas judiciales; y la Fiscalía, 15 meses, 15.000 euros y costas.

 

En el escrito de acusación de la Federación de Asociaciones Vecinales, se recuerda que “el acusado, Francisco Javier León de la Riva, estaba obligado y era personalmente responsable de dar cumplimiento a la sentencia que había dictado la Sala de lo Contencioso-Administrativo el día 28 de abril de 2008 anulando las licencias concedidas para rehabilitar el edificio situado en la Plaza de Zorrilla, de Valladolid, con vuelta a las calles Santiago y María de Molina”, y que “a pesar de los sucesivos requerimientos del Tribunal, que llegó a requerirle hasta en cinco ocasiones bajo apercibimiento de poder incurrir en responsabilidad penal, no le dio cabal cumplimiento hasta después de haber formulado el Fiscal la denuncia que ha dado origen a este proceso”, se argumenta.

 

En el mismo escrito la Federación dice que “el señor León de la Riva era, como alcalde, la persona encargada de dar cumplimiento a la sentencia, porque a él le corresponde el gobierno y la dirección del Ayuntamiento [artículo 21.1.a) de la Ley de Bases de Régimen Local], porque el Ayuntamiento jamás comunicó al Tribunal que fuera otro órgano el responsable del cumplimiento de la sentencia y porque reiteradamente la Sala le ordenó que la cumpliera, incluso con el apercibimiento de que podía incurrir en responsabilidad penal si así no lo hiciese”.

 

La Federación recuerda “las reiteradas negativas del acusado (que además de alcalde era adquirente de una de las viviendas y vicepresidente de la entidad inicialmente propietaria de la totalidad del edificio antes de la rehabilitación, Caja Duero), a dar cumplimiento a lo ordenado” y destaca alguna especialmente llamativa, como la que hace referencia a la actuación de su mujer en cierto momento del procedimiento.

 

“Poco después de ser dictada la sentencia, el día 26 de mayo de 2008, la esposa del acusado, doña María Mercedes Rafael Santamaría, solicitó del Tribunal que declarase la nulidad de todas las actuaciones, invocando su condición de copropietaria de una de las viviendas del inmueble, por pertenecer a la sociedad de gananciales y no haber sido parte en el proceso, pretensión que fue rechazada por auto de 16 de julio de 2008”.

 

La conclusión de Federación es clara: “Se ha tardado, pues, cinco años en ejecutar unas obras cuya duración normal sería de cinco meses (plazo fijado por ‘Núcleo, S.A.’ si se hubiesen ejecutado simultáneamente las dos fases) y jamás se ha llegado a hacer efectivo el cese de la utilización del edificio, uso que era ajeno a cualquier clase de obras y que fue también expresamente ordenado”.