La Federación de Autónomos advierte de la poca relación con el colectivo y la falta de recursos en formación

BORIS GARCÍA

La Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) ha advertido de la falta de recursos en formación y la poca preparación en la organización de relaciones laborales con el colectivo. 

Ni la sociedad; ni las administraciones; ni la política; ni incluso la Constitución están preparados para este cambio que viene en la forma de organizarse en las relaciones laborales con autónomos” ha señalado la presidenta regional de ATA, Soraya Mayo, ante una previsión para 2020, en la cual uno de cada tres trabajadores serán autónomos. Mayo y el Director de Formación de ATA, José Luis Perea, han presentado un informe sobre la situación formativa del colectivo de autónomos en una rueda de prensa celebrada esta mañana en Valladolid.

 

En Castilla y León hay, según datos de la asociación, unos 203.000 autónomos. Para ellos, la Junta de Castilla y León ha mantenido una partida similar a la de otros años, una financiación para la formación de trabajadores autónomos de 679.660 euros. De tal forma, Castilla y León, se posiciona como la segunda comunidad autónoma con la financiación más alta, después de la Comunidad de Madrid.

 

De tal forma, la comunidad castellanoleonesa, -a pesar de estar “muy lejos” del presupuesto destinado a trabajadores en régimen general, con un presupuesto en formación de 7.885.495 euros-, supera en casi un punto a la media nacional, con 3,4 euros por persona.

 

Aún así, Mayo ha manifestado “la insuficiencia de esta financiación” ya que “del total de autónomos en Castilla y León -alrededor de unos  203.000-, solo se formarán este año a 1.316 trabajadores”. Lo que corresponde al 0,64 por ciento del total de trabajadores por cuenta propia regionales. Además, han relevado la necesidad de “modernización” de una formación “con pocos recursos”.

 

Los trabajadores por cuenta propia que acceden a estos cursos de formación cumplen con un perfil concreto ya que más del 50 por ciento tiene estudios medios en ESO (34 por ciento) o formación profesional en Grado Medio o Superior (22 por ciento). Y el 44 por ciento restante, se distribuye entre bachillerato, universitarios y otros.

 

Sin embargo, un dato que despunta en el informe presentado por la ATA ha sido el incremento de mujeres, pues superan el 40 por ciento del total, implicadas en estas acciones formativas. Sobre todo en el campo de comercio o gestión empresarial, donde un 70 por ciento del alumnado son mujeres.