La familia del coronel López Muñiz cede al Archivo un millar de fotos de principios de siglo XX

Imagen de la Antigua y autorretrato del coronel López Muñiz en 1915.

El alcalde de Valladolid ha destacado el ejemplo de "inteligencia, sensibilidad y ciudadanía" y ha hecho un llamamiento a otras familias y propietarios de importantes colecciones.

Un viaje al Valladolid de 1915 es posible. Gracias a más de un centenar de fotografías de la colección fotográfica de un millar de placas estereoscópicas de cristal que la familia del coronel de Estado Mayor, Román López Muñiz, han donado al Archivo Municipal para su conservación y difusión.

 

Un ejemplo de “inteligencia, sensibilidad y ciudadanía”, que según el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, deberían tomar otras familias y propietarios de importantes colecciones fotográficas o documentales. “La mejor forma de mantener el recuerdo vivo de nuestros mayores es hacer partícipes de su obra al conjunto de la sociedad”, ha dicho el regidor.

 

El propio alcalde y María de las Mercedes López-Muñiz (hija del coronel) han firmado un acuerdo por el que la familia del militar cede al Ayuntamiento de Valladolid la colección del millar de placas estereoscópicas de cristal con fotografías de temática como arquitecturas, paisajes, militar o familiar tomadas a lo largo del primer cuarto de siglo XX en Valladolid como en otros lugares de la geografía española e, incluso, en Marruecos.

 

Vallisoletano de nacimiento y graduado en la Academia de Caballería del capital, Román López Muñiz (1890-1938), fue teniente coronel de Estado Mayor en 1936 y un gran aficionado a la fotografía. Él mismo tomaba esas instantáneas en las placas de cristal (el antecedente de los negativos) y las revelaba, clasificaba y archivaba.

 

El director del Archivo Municipal, Eduardo Pedruelo, ha explicado que el archivo llevará un objetivo doble con esta colección: “por una parte, conservarlo, para lo que se depositarán en condiciones de humedad y temperatura adecuados y, por otra parte, se procederá a su inventariado y difusión”. Entre las más de mil imágenes, Pedruelo destacaba la visita de los Reyes a Valladolid o el incendio del Octógono de la Academia de caballería, por su valor testimonial.

 

Por último, Julio Bermejo, nieto del militar relató que hace unos años se encontró la colección cuidadosamente archivada “en unas cajas de galletas maría Fontaneda”. A partir de este momento, investigó sobre su digitalización y con el resto de su familia llegó a la conclusión que lo más acertado sería donarlo al archivo “para el disfrute de todos los ciudadanos”.