La falta de rendimiento, principal causa de la dimisión de Carlos Villar de la Cámara de Valladolid

Carlos Villar comunicando a los medios los motivos de su dimisión. E. TEJEDOR

El presidente de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Valladolid presenta su dimisión, fundamentada en las obligaciones de su empresa, Protos.

 

La Cámara de Valladolid merece la pena. Con esta frase tan contundente el hasta hoy presidente de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Valladolid, Carlos Villar, ha querido despedirse no sin antes explicar a los medios los motivos de su marcha. “Hace tiempo que no consigo dedicar el tiempo necesario a mi empresa, Protos, y mi rendimiento tanto aquí como ahí se resiente”, ha afirmado rotundamente. Además, la inestabilidad política a nivel nacional, con un gobierno en funciones, también ha pesado bastante en la decisión que ha tomado Villar, según ha manifestado él mismo, ya que no se van a convocar elecciones a la Cámara de Comercio hasta dentro de un año.

 

Carlos Villar ha agradecido en su comparecencia el trabajo realizado tanto por la dirección de la Cámara como por parte de su personal. Además, ha anunciado que ya se ha presentado un candidato para presidir la Cámara de Comercio, Víctor Caramanzana, Presidente de la Asociación de Empresarios y Profesionales de Medina de Rioseco y su Comarca (Aempryc), de quien ha dicho: “Me parece la persona ideal, ya que tiene tiempo y ganas. Eso es más que suficiente”. La Cámara de Comercio tiene ahora un plazo máximo de 15 días para elegir a un nuevo presidente de entre los candidatos que se presenten a dicho cargo.

 

UN BALANCE MUY POSITIVO

 

El balance que ha presentado Villar a los medios ha sido, según sus propias palabras “Muy positivo”, repleto de logros y avances tanto a nivel económico como de servicios. En los dos años que ha durado el cargo de Villar, la Cámara ha logrado multiplicar sus ingresos, que pasaron de 2,6 millones de euros a los 4,1 millones del último ejercicio. “Hemos logrado atraer más fondos europeos para las empresas de la provincia y además damos más servicios”, ha afirmado.

 

En el repaso que ha hecho Villar de los logros más importantes de la Cámara en estos últimos meses no se ha olvidado de la Escuela Internacional de Cocina, por donde han pasado ya 10.000 alumnos (400 de ellos extranjeros); de las 30 empresas adheridas a la Cámara y que abonan una cuota voluntaria, entre las que se encuentran Renault, The Singular Kitchen o Gas Natural, entre otras, y de los programas locales de apoyo al empleo en el medio rural.

 

Noticias relacionadas