La facultad de Ingenierías Industriales de la UVA saca este jueves a la calle dos de sus clases

La facultad de Ingenierías Industriales saca este jueves a la calle dos de sus clases con motivo de la Huelga General Educativa y siguiendo la senda iniciada este martes y miércoles por la Asamblea de Estudiantes de la Facultad de Derecho.

En concreto, según han informado a Europa Press fuentes de la organización, la plaza de la Universidad acogerá de 9.30 a 10.30 horas la clase de Margarita Mediavilla Pascual, profesora de Ingeniería de Sistemas y Automática, titulada 'Crisis energética y respuestas tecnológicas' mientras que de 10.30 a 11.30  Santiago Cáceres, profesor de Tecnología Electrónica, abordará el 'Impacto social de la tecnología'.

 

Con este acción algunos profesores de la Universidad muestran su apoyo al movimiento UniEnLaCalle, que persigue mostrar "abiertamente" la labor cotidiana de la universidad para que la ciudadanía sea consciente "de que no puede haber una sociedad democrática y avanzada sin una buena universidad, pública y accesible sin discriminación alguna" así como alertar sobre el "estrangulamiento económico" al que están sometidas las universidades "y que está poniendo en peligro su función social, investigadora y docente así como el futuro de la generación de profesores más preparada de la historia española".

 

 El movimiento UniEnLaCalle critica también la "merma" de autonomía universitaria y el "progresivo retroceso" de los modelos de gestión y gobierno participativos y exige la eliminación de la "brutal" subida de tasas que ha sufrido el alumnado este año, así como la implementación de una política de becas públicas "general y suficiente".

 

Se reclaman, además, condiciones "dignas y estables" para la plantilla de las universidades públicas y centros de investigación, tanto de personal de administración y servicios como docente e investigador y de los trabajadores de empresas contratadas, y becas y contratos de investigación "suficientes y en condiciones dignas" para los investigadores en formación, "cuya precariedad aumenta con los recortes económicos en becas y ayudas".