La exposición ‘Escultura y Territorio’ de Pedro Zamorano, una fusión entre plástica y geología

BORIS GARCÍA
Ver album

Escultura y geología se dan la mano en la exposición de Pedro Zamorano que, basada en su mayoría en piezas de basalto y traquita, permanecerá abierta al público hasta el 30 de octubre en el Palacio Pimentel.

Autodidacta. Así se considera el escultor Pedro Zamorano en este arte. De origen palentino pero residente en La Gomera (Canarias), desarrolló su faceta artística en el País Vasco y ha realizado múltiples exposiciones desde 1978.

 

A partir  del 2 de octubre, la Sala del Palacio Pimentel de Valladolid acoge su última muestra basada en 35 piezas en las que da especial importancia a los materiales. El basalto y la traquita han sido los más usados en una colección que el propio artista califica de “abstracta”.

 

La exhibición organiza las distintas esculturas en secciones según su forma, ya sean curvas o con aristas y según su material. Con formas rotundas en sí mismas, “la obra plantea tensiones”, explica el autor.

 

Zamorano posee una estrecha vinculación a los materiales que no solo refleja en su obra si no también en su lugar de creación. Se trata de una especie de gruta de piedra que se adivina entre las fotografías que también componen la exposición.

 

Tras un mes en la capital vallisoletana, la exposición se trasladará a la Galería Beim Engel de Luxemburgo.