Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La estrella de la media veda, estrellada: auguran mala campaña de codorniz

FOTO: FERNANDO FRADEJAS

El delegado provincial de Caza dice que con el excesivo calor y las prácticas agrícolas del momento la codorniz huye a otras latitudes. La media veda comienza el 15 de agosto.

Los cazadores vallisoletanos ya velan armas. Apenas queda un mes para la apertura de la media veda y ya limpian escopetas y sueñan lances. Pero la temporada no se presenta nada halagüeña. Así lo cree Jesús Hernández Matesanz, el delegado provincial de la Federación de Caza quien cree que la estrella de la media veda, la codorniz, brillará pero por su ausencia.

 

Hernández Matesanz lo explica: “Los calores de este verano, se está cosechando muy rápido y muchos agricultores están ya trillando la paja e incluso metiendo la vertedera. A los animales se les acaba la cobertura natural para defenderse y terminan marchándose a otras latitudes”. El delegado provincial de caza va más allá y pone una comparación: “si vives en una casa y te quitan las paredes, el techo y te pasan una apisonadora, imagínate...”.

 

La codorniz se prevé más floja que el año pasado, que ya de por sí fue una mala campaña. En cuanto a la torcaz parece que la temporada será muy similar “y sin grandes sorpresas”. En cuanto al conejo, el delegado de caza dice que se han visto en el campo muchos ejemplares con mitomatosis.

 

La media veda llegará el 15 de agosto y se prolongará hasta el 13 de septiembre con un cupo de 30 codornices por día, que según Hernández Matesanz nadie alcanzará. La provincia tendrá algunas zonas mejores de caza. “Especialmente donde haya zonas de regadío la caza se sujetará mejor.  Sobre todo en la zona norte de Tierra de Pinares.  Tierra de Campos también tendrá altibajos, con la zona norte sensiblemente mejor que la sur”.

 

El delegado provincial de Caza cree que si las prácticas agrícolas en Castilla siguen como hasta ahora “la codorniz irá a peor, a mucho peor y a nada”, explica gráficamente. A pesar de ello, miles de cazadores esperan al día de la Virgen para salir al campo. “Es un momento mágico, porque el cazador con la codorniz experimenta uno de esos momentos de gozo, con su perro. El perro lo hace todo, la escopeta solo remata la faena”, concluye Jesús Hernández.