La estatua de Caballería presume de restauración

El monumento a los Cazadores de Alcántara ha sido reparada gracias a la inversión de 15.000 euros hecha por la Junta de Castilla y León.

El paso del tiempo no perdona, y sino que se lo digan a los impertérritos monumentos de la ciudad de Valladolid, que tienen que aguantar todo tipo de contrariedades que en muchas ocasiones impiden su lustrosidad. La estatua del Conde Ansúrez en la Plaza Mayor, la de José Zorrilla en la plaza de su mismo nombre... Y la de los Cazadores de Alcántara, frente a la Academia de Caballería, a la que a juicio de la Junta de Castilla y León le tocaba una puesta a punto.

 

En un acto de presentación en el que estuvieron presentes el delegado de la Junta Pablo Trillo, el director de la Academia Andrés Chapa y el director general de Patrimonio Cultural Enrique Saiz, este último quiso destacar lo que supone dicho monumento para Valladolid. “Los Cazadores de Alcántara tiene un brillo y un significado especial para la ciudad. Yo que soy vallisoletano y he pasado tantas veces por delante, me ha supuesto especial ilusión ayudar a restaurarlo”.

 

Y es que para Saiz, era más que necesario la restauración de la escultura, algo que llevaba sin hacerse desde hacía quince años. “Es algo que se ha vuelto identificativo de aquí, como La Sirenita de Copenhague, y realmente había notado el paso del tiempo. Los pájaros del Campo Grande, que está al lado, la acumulación de suciedad o, en algunos casos, los actos vandálicos, habían hecho mella”.

 

DOS MESES DE RESTAURACIÓN

 

Pese a que en principio la idea de restaurar la estatua se llevaba pensando desde el pasado mes de diciembre, no fue hasta mayo cuando la Junta se puso manos a la obra, con la restauradora Cristina Escudero al frente. El presupuesto quedó marcado en 15.000 euros, y la estatua de bronce fabricada por Mariano Benlliure necesitaba varios arreglos.

 

“Lo primero era arreglar una de las vainas de las espadas de los cinco jinetes, para el que se hizo un molde de cera que imitaba la estructura original. Fue lo más costoso y lo que más tiempo ha llevado, aunque ha quedado exactamente igual que el original. Las tareas de limpieza y barnizado apenas han sido una semana”, explicó Saiz.

 

De esta manera, los Cazadores pueden seguir cabalgando hasta su centenario, algo de lo que cada vez se encuentran más cerca después de cumplir el pasado mes de junio 72 años tras su fundación en 1931.