La estación de trenes y Parquesol completan la red de puntos de préstamo de bicicletas en Valladolid

Un sistema público de préstamo de bicicletas.

Según la empresa gestora, el número de usuarios inscrito llega a los 2.500 y la media de péstamos diaria es de 800.

El sistema de préstamo de bicicletas de Valladolid, VallaBici, ha completado la red prevista de puntos de préstamo con la puesta en funcionamiento de las situadas junto a la estación de Renfe Campo Grando y en la calle profesor Adolfo Miaja de la Muela del barrio de Parquesol.

  

Según han informado fuentes de la empresa Campos Corporación, que gestiona el sistema, el número de usuarios inscritos es de 2.440 y la media de préstamos al día se sitúa en torno a los 800, por lo que consideran que se han cumplido las expectativas iniciales.

  

Con la puesta en marcha de las dos nuevas paradas, que se efectuó hace ya unos días, junto a la Estación de Renfe y Adolfo Miaja de la Muela, se alcanza el número previsto inicialmente de 31 puntos de préstamo.

  

La primera de ellas se ubica en la calle Recondo, frente a uno de los accesos a la estación, después de que no se pudiera acordar con el Administrador ferroviario, Adif, la instalación dentro del recinto. Según la compañía, funcionará como "complemento perfecto" al transporte público ordinario y supondrá una alternativa a los desplazamientos urbanos en vehículo a motor para las personas que utilizan la estación de trenes.

  

La estación número 31, según la previsión inicial, iba a funcionar de modo rotatorio en distintos emplazamientos pero finalmente el Ayuntamiento solicitó a la concesionaria que fuera situada en un punto concreto, para lo que se ha escogido la calle profesor Adolfo Miaja de la Muela.

  

Estas dos nuevas paradas harán "aún más usable y práctico" moverse por la ciudad con las bicis de Vallabici en desplazamientos rutinarios como ir al trabajo o a los centros de estudio.

  

Vallabici, que funciona desde principios de mayo de 2013, mantiene según las mismas fuentes una "gran acogida" entre los vallisoletanos, pues suma ya 2.440 los usuarios registrados en el servicio, lo que ha cumplido la previsión de llegar a los dos millares en el primer año de funcionamiento.

  

Según datos de principios del mes de marzo, se ha registrado una media de 800 usuarios los días laborables, y algo menos en los fines de semana. En total, las bicicletas han recorrido 407782,8 kilómetros, a una velocidad media por ciclista de 15 kilómetros por hora, por lo que, si se tiene en cuenta que cada usuario hubiera empleado un coche en vez de las bicis, se estima que se ha evitado la emisión de 68507,51 kilogramos de CO2 a la atmósfera.

  

El horario del servicio es desde las 7.00 hasta las 23.00 horas todos los días del año y funciona con dos tipos de tarifa: Bonobici, un abono anual con un coste de 25 euros valedero para los 12 meses siguientes a la activación; y el uso puntual, con un coste de 5 euros para una duración limitada a siete días desde el primer uso.

  

Ambos tipos de abono contarán con unas tarifas por tiempo de uso cuyos costes se descuentan del importe del abono. En el caso del Bonobici, la primera media hora de uso de la bicicleta siempre es gratuita; la segunda media hora se cobra a 50 céntimos; la segunda hora, a un euro; la tercera, y cuarta a 2 euros; y a partir de 4 horas se impone una sanción de cinco días de inhabilitación.

  

En cuanto al uso puntual, la primera hora tiene un coste de un euro y las siguientes, de dos euros.

  

Los ciudadanos interesados en abonarse al sistema de préstamo de bicicletas pueden hacerlo en la oficina situada en la calle General Ruiz, 3, que se mantiene abierta de lunes a viernes, de 10.00 a 13.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas; y los sábados de 10.00 a 14.00. Los domingos y festivos permanecerá cerrada.