La Escuela de Arte y Conservación restaura la imagen de San Juan que desfilará este Viernes Santo

El delegado de la Junta, Pablo Trillo, ha visitado el proceso de restauración de la talla que se incorporará a la procesión general, alumbrada por la cofradía del Dsicípulo Amado.

El delegado de la Junta en Valladolid, Pablo Trillo, ha visitado este martes la Escuela de Arte y Superior de Conservación y Restauración de Bienes Culturales para conocer su oferta educativa y la restauración de una imagen de San Juan Evangelista procedente de la Catedral que permitirá que la Cofradía del 'Discípulo Amado' participe por primera vez, en la tarde-noche del Viernes Santo, en la Procesión General.

  

Trillo ha valorado el trabajo de restauración que se está realizando sobre esta imagen, lo que permitirá su incorporación a la Semana Santa vallisoletana, y su participación en la Procesión General, "auténtico museo en la calle reconocido internacionalmente, que se ve enriquecido año tras años con incorporaciones de obras como esta".

  

Durante la visita, el delegado territorial de la Junta ha destacado la "variada" oferta educativa de este centro público de enseñanza, dependiente de la Consejería de Educación y la labor desempeñada por el profesorado para proporcionar una "formación cualificada" en el ámbito de las artes, la restauración o el diseño, y que facilita diferentes salidas profesionales a los 447 alumnos matriculados.

  

La escuela, según informó su director, Julio Ruisánchez, cuenta en este curso con 213 alumnos de Bachillerato Artístico (Artes, Imagen y Diseño); 167 que cursan alguno de los tres Ciclos Formativos de Grado Superior: Artes Aplicadas de la Escultura, Obras Decorativas e Ilustración, y 67 de Enseñanza Artística Superior.

  

La escultura de San Juan Evangelista, perteneciente a la Catedral Metropolitana, es una obra barroca anónima que podría fecharse en el primer cuarto del siglo XVIII, y próxima a Pedro de Ávila, continuador del estilo barroco castellano del siglo XVII.

    

Representa al apóstol San Juan en una de sus poses clásicas; elevando la mirada y sosteniendo un cáliz. Se talló en madera de pino sin ahuecar y tiene ojos postizos de tapilla vítrea para dar mayor realismo al rostro. Está policromada con túnica azul verdoso y manto rojo, ambas partes decoradas con orillos.

  

Las labores de restauración, que cuentan con la aprobación de la Comisión Territorial de Patrimonio Cultural y se desarrollan dentro de la asignatura práctica de Restauración de Materiales Orgánicos, consisten fundamentalmente en la limpieza de policromías, la reintegración volumétrica de dos dedos y la reintegración cromática de zonas puntuales, siguiendo los criterios de mínima intervención y discernibilidad adaptados a las peculiaridades de una imagen de culto.