La esclusa Séptima del Canal estará reparada a principios de julio después de dos meses sin funcionar

Esta semana se adjudicará las obras de rehabilitación de las compuertas y en un plazo de cuatro a seis semanas estarán finalizadas. Por el momento, la embarcación Antonio de Ulloa ha suspendido los viajes hasta la esclusa.

La Diputación de Valladolid estima que a principios del mes de julio la esclusa Séptima del Canal de Castilla, ubicada en el término de Tamariz de Campos, esté reparada después de permanecer sin funcionar por una avería en sus compuertas desde el pasado mes de abril. Esta incidencia ha provocado que el barco turístico Antonio de Ulloa haya tenido que suspender sus viajes hasta el citado lugar y tan solo haya realizado los trayectos habituales de una hora de duración.

 

Según ha confirmado a este periódico el director del centro de Recepción de Viajeros del Canal de Castilla, José Miguel Román, esta semana se licitará la obra que tendrá un plazo de ejecución de entre cuatro y seis semanas “por lo que esperamos que a principios del mes de julio la obra esté finalizada”.

 

Román explica que la avería residía en las compuertas, aguas abajo, de la esclusa séptima, la última del ramal de Campos del Canal de Castilla, por un problema en la viga de sujeción de estas compuertas, lo que impedía el funcionamiento de este artilugio construido en el siglo XIX para que el barco pudiera remontar el desnivel de más de dos metros existente en la zona. Cabe señalar que el Canal en sus 207 kilómetros disponía de medio centenar de esclusas para superar un desnivel total de 150 metros.

 

La esclusa séptima fue recuperada en primavera de 2005 (378.000 euros) para ampliar la navegabilidad del Antonio de Ulloa y para que los viajeros comprendieran in situ cómo funcionaban estos ingeniosos artilugios con la única ayuda del agua. Actualmente hay programados viajes de más de dos horas de duración (jueves y sábado) desde la dársena de Rioseco que llegan hasta la séptima esclusa, para remontarla. Aunque por el momento, desde el mes de abril, se encuentran interrumpidos a la espera de una reparación.

 

LA ESCLUSA SEXTA TAMBIÉN AVERIADA

 

A dos kilómetros de distancia de la esclusa Séptima, se encuentra la Sexta que en 2009 se rehabilitó con una inversión de 400.000 euros, que permitía aún más si cabe que el barco recorriera unos kilómetros más en su trayecto. Casualmente esta esclusa también se encuentra averiada, aunque en este caso tal y como señala José Miguel Román existe un problema en la estructura de piedra que tendrá que acometer la Confederación Hidrográfica del Duero, titular del Canal de Castilla. Román dice que una vez se repare se estudiará si hay demanda suficiente para organizar viajes hasta el lugar, “ya que supone toda una mañana en el barco”.

 

El tramo de poco más de 10 kilómetros del ramal de Campos del Canal de Castilla a su paso por la provincia de Valladolid fue objeto hace unos años de un ambicioso plan de recuperación de la navegación en el que se invirtió más de cuatro millones y que tuvo como ejes principales la recuperación ambiental de las riberas, la construcción de la embarcación eléctrica, la restauración de los almacenes de la dársena riosecana y la rehabilitación de la esclusa.

Noticias relacionadas