La ESA busca médico para trabajar doce meses en la Antártida

Incluido el invierno en aislamiento. 

La Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) ha anunciado que está buscando un médico interesado en llevar a cabo experimentos en la base de investigación Concordia, en la Antártida, un lugar que describe como "oscuro, frío, solitario y peligroso", aunque prometen "un paisaje y una experiencia inolvidable".

 

Cada año la ESA envía un médico durante 12 meses a la estación polar gestionada por el instituto francés IPEV y por el programa antártico italiano PNRA. Esta base permanece completamente aislada del mundo exterior durante nueve meses, durante los que no es posible acceder o salir de ella, ni siquiera en situaciones de emergencia.

 

La tripulación, compuesta por un máximo de 16 personas, necesita estar preparada para cualquier imprevisto. Las condiciones en el entorno de la base, con poco oxígeno, baja humedad, temperaturas de hasta -80 grados centígrados y la más absoluta oscuridad durante cuatro meses, no se pueden recrear en ningún otro lugar de la Tierra.

 

La ESA está interesada en los efectos de vivir en un entorno tan extremo porque se parece en muchos aspectos a una misión al espacio. El trabajo del médico consistirá en realizar pruebas fisiológicas y psicológicas a la tripulación. El candidato seleccionado el año pasado, Evangelos Kaimakamis, llegó a la base el pasado mes de enero.

 

Evangelos explica que "vivir aquí es una experiencia completamente diferente". "La tripulación es maravillosa y ya formamos un muy buen equipo. El trabajo es muy gratificante y está cambiando mis perspectivas de futuro", ha asegurado.

 

"Los experimentos son muy interesantes y me mantienen ocupado la mayor parte de los días. Vivir en un lugar tan remoto, tan alejado de la civilización, es realmente una experiencia única. Por la noche el cielo es alucinante", ha explicado.