La entrega del Mercado del Val es cuestión de horas y los industriales confían en abrir en Fiestas

Los operarios dan los últimos retoques al Mercado del Val. FOTOS: A. MINGUEZA

Este viernes o "a lo más tardar el lunes o el martes", la empresa Sacyr entregará las obras del rehabilitado Mercado de Valladolid para que los comerciales puedan comenzar a montar sus tiendas.

La entrega de la obra del nuevo Mercado del Val es cuestión de horas. “Este mismo viernes o a lo más tardar el lunes o el martes” los industriales del mercado rehabilitado ya tendrán las llaves para comenzar a “montar las tiendas” e iniciar “la mudanza” para poder abrir durante las ferias de Valladolid, según explica el presidente de la asociación de comerciantes del Mercado del Val, Felipe González, quien dice que quedan “algún pequeño detalle insignificante”.

 

La empresa Sacyr, que es la que ha efectuado la reforma del histórico edificio, entregará las obras, tras varios retrasos, para comenzar la siguiente etapa: en la que los industriales del Val comenzarán progresivamente a instalarse en su nueva ubicación. Un proceso que puede durar “mes y medio” según ha señalado a TRIBUINA Felipe González.

 

Las previsiones apuntan a que el Mercado pueda inaugurarse días antes del inicio de las Ferias y Fiestas de Nuestra Señora de San Lorenzo, aunque González dice que con que esté esa misma semana “nos damos con un canto en los dientes”. Por el momento no se han conseguido cubrir los 17 nuevos puestos que salieron a concurso. Según el presidente de los industriales aún restan seis puestos, la mayor parte gastrobares, por ocupar.

 

Al parecer a algunos empresarios “les preocupaba la extracción de gases, pero el Ayuntamiento se ha hecho cargo de solucionar el problema y efectuará las diferentes conexiones”, con lo que Felipe González espera que se puedan ocupar antes de la apertura. No obstante, dice que cuándo sea vea el resultado del Mercado, las peticiones -si hay puestos vacantes- llegarán con más facilidad.

 

El Ayuntamiento de Valladolid se ha comprometido a asumir los gastos de las tiendas que queden cerradas hasta su ocupación. En otro orden de cosas, Felipe González desvela que “hay dos novias” para el restaurante que se ubica en primera planta. “Se han reducido mucho los gastos para quedarse en dos mil y pico euros”. González es optimista y cree que alguno de estos dos empresarios se decida y el restaurante pueda abrir a la par que el mercado. “Está todo montado, simplemente es amueblar”.