La enfermera infectada reconoce que pudo tocarse la cara con uno de los guantes al quitarse el traje

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería contagiaba por ébola, ha reconocido que pudo tocarse la cara con uno de los guantes al retirarse un parte del traje de protección con el que se vistió para atender al misionero Manuel García Viejo. 

Así lo ha señalado Germán Ramírez, uno de los médicos que atiende a la auxiliar de enfermería ingresada en el Hospital Universitario La Paz-Carlos III de Madrid, después de haber estado hablando con ella durante esta mañana.

 

"Esta mañana ha revisado con ella toda la cadena de puesta del traje y su dentro de la habitación", ha explicado el doctor, quien ha señalado que en momentos le ha transmitido "esta posiblidad de contacto con la cara".

 

Aunque al principio la enfermera negaba que hubiera podido cometer algún error con el protocolo, ahora dice que está "confusa con tanta llamada" y es "posible" que haya tenido ese error, ha asegurado el médico.

Noticias relacionadas