La encantadora reacción de un bebé que ve por primera vez bien a su madre

Antes de que se supiera el diagnóstico de la enfermedad que sufría el pequeño Leo y de que un oftalmólogo diera con la solución, sus padres le acercaban la cara para que la palpara y los pudiera reconocer.

El pequeño Leo, un bebé de 4 meses de edad, de Seattle, que nació con albinismo oculocutáneo, un trastorno poco común que afecta al color del cabello de una persona, la piel y los ojos, provocando que su visión esté muy deteriorada.

 

Por fortuna David y Erin, padres de Leo, conocieron el diagnóstico pronto y la solución, de modo que su hijo ha tenido la oportunidad de poder ver el mundo por primera vez tal y como es con cuatro meses.

 

El padre de Leo, David Reppond, filmó el momento exacto en que le colocan unas gafas especialmente diseñadas para lidiar con su enfermedad y cómo éste esboza una tierna sonrisa y no cesa de mantener el contacto visual con su madre.

 

La sonrisa de felicidad del pequeño Leo al ver claramente por primera vez hizo que no quedase ningún ojo seco en la casa, tal y como cuenta a Daily Mail su padre David, quien también confiesa que le costó mucho grabar la escena mientras se secaba las lágrimas.

 

Antes de este gran avance, su padre cuenta cómo tenía que acercarse y acercar su cara y su barba a las manos de su hijo para que supiese quién era.