La empresa vallisoletana de ocio Tierra Hostil celebrará el día 21 el primer mercadillo de material de 'airsoft'

En las instalaciones de Tierra Hostil en la localidad de Zaratán, se citarán varios clubes de aficionados al 'airsoft' de Valladolid que mostraran en sus expositores todo lo relacionado con esta apasionante afición

La empresa vallisoletana de ocio Tierra Hostil, que cuenta con un campo de juego para practicar 'Airsoft' -actividad de estrategia similar al 'paintball', pero con réplicas fieles de armamento- tanto al aire libre como a cubierto, ha organizado para el próximo 21 de diciembre el primer mercadillo de material nuevo y usado para practicar esta actividad.

  

Según han explicado a Europa Press fuentes de la empresa, pretenden fomentar el 'airsoft', ya que consideran que se trata de una actividad lúdico-deportiva "desconocida para mucha gente".

  

Así, en las instalaciones de Tierra Hostil en la localidad de Zaratán, se citarán varios clubes de aficionados al 'airsoft' de Valladolid que mostraran en sus expositores todo lo relacionado con esta apasionante afición. Se podrá adquirir material nuevo y usado de 'airsoft', militar, material policial y también de deportes outdoor.

  

La organización acondicionará una zona para que todo aquel que quiera probar una réplica de un arma real pueda hacerlo con total seguridad y conozca más de cerca el funcionamiento y sienta la adrenalina de disparar un arma.

  

Desde Tierra Hostil, empresa de reciente creación, que abrió sus campos de juego de 'airsoft' al aire libre y cubierto hace unos meses, han destacado que se trata de una iniciativa "sorprendente" que "sin duda sabran valorar los amantes de esta actividad" y que esperan que sea "una gran oportunidad para reunir a todos los aficionados y curiosos en una jornada de puertas abiertas".

  

El mercadillo se desarrollará entre las 11.00 y las 14.00 horas del día 21 de diciembre en las instalaciones de Tierra Hostil y será de entrada libre y gratuita.

  

El 'airsoft' es un juego que se comenzó a practicar en Japón ya a mediados del Siglo XX y en los últimos años ha llegado a España como una actividad para aficionados al coleccionismo de réplicas de armas y objetos militares y que también se plantea como una actividad de ocio similar al 'paintball' y "más económica",