La Empresa Municipal de Servicios Sociales de Valladolid tendrá que esperar

Pleno del Ayuntamiento de Valladolid. JUAN POSTIGO

El Partido Popular rechaza la propuesta del PSOE en el pleno extraordinario del Ayuntamiento.

No habrá Empresa Municipal de Servicios Sociales de Valladolid, a la que el PSOE había impuesto el nombre provisional de SESOVA, al menos por el momento. Así se deduce del pleno extraordinario que ha tenido lugar este jueves a primera hora de la mañana que ha tenido lugar precisamente a petición del Partido Socialista para tratar varios temas de acción social.

 

El Grupo presidido por Óscar Puente presentó una moción en la que pedía, entre otras cosas, la nombrada ceración de SESOVA “para una mejor coordinación de los servicios sociales” que además supondría un ahorro para el Ayuntamiento, la puesta en marcha de estudios diagnósticos que faciliten un mapa humano de la ciudad o una inversión en servicios como la ayuda a domicilio o la teleasistencia, además de otros tantos puntos de ayudas económicas de gastos familiares, empelo, educación, vivienda o medidas fiscales.

 

La cuestión es que la moción no salió adelante. El Partido Popular para ello que Castilla y León ya se trata de la segunda Comunidad Autónoma con mayor prestación de Servicios Sociales solo por detrás del País Vasco y que las ventajas fiscales que proponía Puente con la creación de dicha empresa pública no eran tales. “Infórmese antes de proponer cosas, señor Puente. El título que se aplica para los contratos es súper reducido, lo cual supone solo una rebaja del 4%”, esgrimió la concejal popular de Bienestar Social y Familia, Rosa Hernández, para acto seguido criticar la “herencia recibida” y acusar a la oposición de "manipular los datos de presupuesto".

 

“Lo que usted vende es demagogia barata. ¿Qué pasa con el cheque bebé borrado por Zapatero? Además las ventajas de reducción de impuestos para una empresa pública que propone no son del 21%, sino que se aplica la tasa súper reducida del 4%”, siguió Hernández en referencia a Puente. “Además, usted sabe tan bien como yo que para su creación habría que contratar más personal, con lo que se incrementaría el gasto. Al final se trata de que esto fuera rentable, y esto no sería así”. Sobra decir que con la mayoría absoluta del PP en el pleno, la moción no prosperó, cosa que ya había vaticinado Puente.

 

El PSOE, por su parte, sacó a relucir varios datos obtenidos de ONG como Cáritas. Hasta 90.000 personas en riesgo de exclusión social en Valladolid, con 20.000 de ellas que ya han cruzado la barrera y viven con menos de quinientos euros al mes. 5.000 familias que viven con menos de diez euros al día. Casi 30.000 parados de los cuales el 50% no tiene ningún tipo de prestación social, con una tasa de pobreza que se sitúa en el 70%. En Castilla y León uno de cada cuatro niños vive en riesgo de exclusión social, unos 9.000 de Valladolid. “Déjese de informes y baje a la calle a comprobar todo esto”, acusó Puente a Hernández.

 

"En tantos años de Gobierno nuna, y digo nunca, han apoyado una sola moción de este campo que haya propuesto el PSOE. Gobiernan con su mayoría absoluta y el resto les da igual". Fue entonces cuando Puente sacó a relucir el famoso Plan de Empleo propuesto en su día, que supondría una inversión de doce millones, mientras que el PP dejó el actual en cooperación con la Junta en poco más del millón. "Parece mentira que no quiern invertir en algo tan necesario después de malgastar veinte millones en el Caso Zambrana", siguió el socialista.

 

Por su parte Izquierda Unida incitó al Partido Popular a “no solo dar peces, sino también ayudar a pescar”, con varias propuestas de cursos que también fueron tumbadas. De esta manera, las políticas sociales propuestas por Izquierda Unida y PSOE tendrán que esperar.