Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La empresa catalana BMS se instala en Rioseco con veinte empleos para fabricar piezas de automoción

Responsables de BMS junto al alcalde de Rioseco y miembros de la corporación. D. CARPINTERO

La previsión de la empresa es invertir casi tres millones de euros y doblar en dos años el personal. Fabrican piezas de conductos de aire a través de la tecnología de soplado de polietileno.

La empresa catalana BMS (Blow Molding System) abrirá en el mes de octubre en Medina de Rioseco una empresa dedicada al soplado de polietileno para la realización de piezas destinadas a la automoción, que en su primera fase arrancará con una veintena de empleados y que doblará su plantilla en el año 2019. Así lo han explicado este jueves Eduard Torras, director general de BMS, que ha estado junto a algunos responsables de la empresa en Medina de Rioseco explicando este proyecto junto al alcalde Artemio Domínguez.

 

La factoría servirá producto a la multinacional Reydel (instalada en Medina de Rioseco) y a otras empresas de la automoción. Se instalará en el polígono de iniciativa privada del riosecano Gregorio Rey (Tecal Logística Integral S.L., ubicado en la carretera Villalpando), según ha explicado el regidor riosecano Artemio Domínguez. Las obras de cimentación de las dos naves con las que contará la planta ya han comenzado. La idea es que la obra civil y la electrificación estén concluidas en el mes de agosto y en septiembre se instale todo el equipamiento. Ángel Barrero, director del proyecto, cree que en octubre puedan salir las primeras piezas.

 

La fábrica es especialista en la tecnología de soplado de plástico, con la que se hacen depósitos industriales, agrícolas o incluso depósitos de gasolina. No obstante, en Rioseco se fabricarán canales de aire para la automoción, y en un futuro próximo, depósitos para limpiaparabrisas. Asimismo, también se instalarán otras tecnologías como el inyectado de plástico y, más adelante, técnicas de acabados, como pintados y cromados.

 

BMS invertirá en 2017 un total de 1.7 millones de euros. En el año 2018 desembolsarán 480.000euros y 430.000 euros en 2019. En cuanto a la previsión de ventas, tal y como ha desvelado Ángel Barrero, está previsto que en 2017 (último trimestre) se supere el millón de euros y en 2020 se alcancé los 3,5 millones de euros.

 

La fábrica arrancará este año con una veintena de trabajadores en plantilla (operarios, mandos y personal de administración) y con los negocios ya contratados la plantilla se duplicará en dos años hasta alcanzar los 40 empleados. Uno de los accionistas de la empresa Josep Mainan ha mostrado su voluntad de que los empleos sean “locales”, aunque ha advertido de la especialización que supone la tecnología del soplado. Dice que los contratados deberán formarse en Barcelona y que algunos técnicos viajarán a Rioseco para continuar esta formación.

 

Asimismo, han previsto que se pudieran contratar otras veinte personas más para negocios futuros, por lo que si todo va según lo previsto en un plazo de tres años pudieran operar en la nueva factoría un total de 60 trabajadores.

 

Para el alcalde de Medina de Rioseco, Artemio Domínguez, esta es “una gran noticia” para la localidad y su comarca y ha agradecido el trabajo del riosecano Ramón Carretón para que BMS se haya instalado en Rioseco y no en otro lugar. Eduard Torras, director general y principal accionista, ha destacado que Medina de Rioseco es un enclave logístico por su cercanía con grandes empresas de la automoción, especialmente Reydel, especialista en la fabricación de producto para este sector.

 

Por su parte, el ingeniero Josep Mainan dice que el proceso de la fabricación de las piezas a través del soplado del polietileno es “medioambientalmente bastante limpio, ya que se recicla prácticamente el cien por cien del producto y los residuos son casi nulos”. Maninan ha destacado algunas conocidas firmas para las que trabajan: Aprilia, BMW, IVECO, John Deere, Yamaha, Renault o KTM, entre otras muchas.

 

Por el momento se construirán dos naves, una destinada a la producción y otra para almacenaje y oficinas. Asimismo, la previsión es poder crecer hacia al oeste en más de 1.000 metros cuadrados. Desde BMS no se han tenido “dudas” para elegir Medina de Rioseco.