La empresa agrícola y ganadera de Valladolid crece contra viento y marea

Campo

Los autónomos cotizantes en la Seguridad Social han crecido de 4.984 a 5.018 en el último año, en contradicción con el descenso de 101 que ha sufrido Castilla y León.

Problemas con las ITV de los tractores, con los lobos, con los topillos, con la garantía de calidad, con las subvenciones... La lista de contratiempos a los que se están teniendo que enfrentar los ganaderos y agricultores de toda Castilla y León, y por ende Valladolid, es extensa. Pero la lógica a veces no entiende a razones, ya que en la provincia los autónomos que cotizan en la Seguridad Social han pasado de los 4.984 con los que se cerró 2013 a los 5.018 de 2014.

 

De esta manera, se ha roto la barrera de los 5.000 y se han aumentado 34 integrantes. Un número no especialmente alto, pero que va contracorriente de los datos que pueden vislumbrarse en Castilla y León. Concretamente, en la Comunidad Autónoma se ha pasado de los 41.941 a los 41.840 en el mismo periodo de tiempo, 101 profesionales menos.

 

Fuente: UATAE

 

Las diferentes provincias, por cierto, han reaccionado de forma bastante variada, por lo general con caídas de estos cotizantes. Mientras que León, Zamora y Burgos son las tres que más cotizantes han perdido en este apartado con 107, 69 y 40 respectivamente, Soria, Segovia y Valladolid se trata de las que más ganan con 50, 45 y 34 respectivamente, por lo que no es la última la que más ha salido ganando.

 

Especialmente preocupado se ha mostrado José Ignacio Falces Yoldi, Secretario General de UATAE en Castilla y León, con semejante descenso. “El sector primario ha vivido en las últimas décadas una importante crisis silenciosa, con la desaparición de un considerable número de explotaciones en algunos casos por jubilación, sin que se haya producido un adecuado relevo generacional”. Unas palabras que parecen ser ajenas a Valladolid, al menos.