La emocionante procesión del Encuentro, este martes en la Plaza de Santa Cruz

Cristo Camino del Calvario, de la Cofradía del 'Santo Cristo del Despojo', y la virgen titular de la Cofradía de las Angustias celebran uno de los momentos más importantes de la Pasión de Valladolid.

El encuentro de la Santísima Virgen con su hijo en la calle de La Amargura protagoniza mañana, Martes Santo, en la universitaria plaza de Santa Cruz, uno de los momentos más emotivos de la Semana Santa de Valladolid, que rememora, año a año, la dolorosa coincidencia del Mesías, visiblemente torturado, que camina hacia lo inevitable, con su madre, que nada puede hacer para evitar lo anunciado por los profetas.

  

Como cada año, a las 20.30 horas del Martes Santo, saldrá de la iglesia de San Andrés Apóstol la imagen de 'Cristo Camino del Calvario', de Miguel Ángel González Jurado y José Antonio Saavedra, que será portada a hombros por su cofradía titular, la del 'Santo Cristo del Despojo', comenzando así la Procesión del Encuentro de la Santísima Virgen con su Hijo en la calle de la amargura.

  

Quince minutos más tarde, a las 20.45 horas, saldrá de la iglesia de Nuestra Señora de las Angustias la talla del mismo nombre, esculpida por Juan de Juni en 1561 y acompañada por su cofradía titular que llevará la imagen también a hombros.

  

Ambas imágenes reflejan lo más acendrado de la imaginería barroca de la Escuela Castellana y se convertirán por primera vez en la Sagrada Familia, en ausencia de San José, antes de que el maestro emprenda la marcha definitiva hacia el Gólgota.

  

Frente a la fachada del Colegio de Santa Cruz, se celebrará un Acto de Oración tras el que madre e hijo volverán sobre sus pasos: él, camino de su profetizado destino; ella, rumbo al templo que la cobija durante todo el año y que estos días es visitado por miles de personas.

    

La Cofradía del Santo Cristo del Despojo fue creada en el seno de la Juventud Obrera Católica (JOC) en 1943, aunque sus orígenes se remontan a fechas anteriores ya que desde 1930 procesionaban de paisano el Viernes Santo los pasos 'El Despojo' y 'La Verónica'. Su participación con hábito se inició en 1944 acompañando al conjunto de 'El Despojo', paso que se modificó un año más tarde para incluir la imagen que da nombre a la hermandad, para ser renovado de nuevo en 1952 pasando a denominarse 'Preparativos de la Crucifixión', conjunto realizado por Juan de Avila en 1679.

  

El hábito de esta Cofradía cuenta con la peculiaridad de no llevar capirote por concesión arzobispal. Los nazarenos del 'Santo Cristo del Despojo' visten túnica granate, capa crema, guantes y calcetines blancos y zapato negro.

  

Por su parte, la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de las Angustias data de 1536, fecha de la que se conserva una bula correspondiente al pontificado de Paulo III. Esta hermandad protagonizó sus momentos más álgidos en los siglos XVI y XVII cuando se construyó su templo penitencial bajo el patronato de Martín Sánchez de Aranzamendi y su esposa, Luisa de Ribera, y cuando contaron con magistrales pasos de artistas como Juan de Juni, Francisco del Rincón y Gregorio Fernández.

  

Sin embargo, los siglos XVIII y XIX marcaron un profundo proceso de decadencia que supusieron que la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de las Angustias fuese despojada de sus grandes pasos, el de La Piedad y el Santo Sepulcro, hoy en el Museo Nacional de Escultura.

  

Los cofrades de Nuestra Señora de las Angustias visten túnica de terciopelo azul oscuro con bocamangas de encaje blanco, capirote del mismo color y tejido, con cruz roja sobre el pecho y cíngulo de color rojo.