La electroestimulación pisa fuerte en Valladolid con el método Electrobefit

La franquicia, que lleva desde primeros de diciembre en la ciudad, permite al usuario la posibilidad de realizar cuatro horas de entrenamiento físico convencional en veinte minutos.

ELECTROBEFIT VALLADOLID

 

Horario: De lunes a viernes, de 9.00 a 21.00, horario ininterrumpido. Sábado, de 9.00 a 14.00.

 

Dirección: Plaza de México sin número, en el Pabellón Pisuerga.

 

Teléfono: 983 47 72 65

 

Precios: A consultar. Existen bonos de cinco y diez sesiones, además de uno anual.

No quieren calificarlo de gimnasio milagro, pero casi sueña a ello. “Veinte minutos equivalen a cuatro horas de entrenamiento convencional”, reza su publicidad. Y es que parece que Electrobefit, el método que usan hoy día muchos deportistas de élite, si no se cataloga como un milagro, sí se puede meter en el cajón de avances tecnológicos que darán que hablar.

 

El método, pese a que pueda parecer marciano, es más sencillo de lo que aparenta. Tanto como ponerse el ‘body’, un traje acompañado de una malla de algodón especial y unos electrodos para comenzar con el ejercicio, tal y como explica Juan Pedro Ferrero, de esta nueva franquicia que aterrizó en Valladolid a primeros de diciembre en la Plaza de México, en el Pabellón Pisuerga.

 

“Se trata de un sistema que lleva poquito aquí en España”, comienza. “Es un método intenso, con beneficios rápidos y a corto plazo como son la tonificación, la pérdida de peso y que sirve para ganar fuerza”. Prometedor suena, desde luego, para una metodología de entrenamiento que apenas requiere una o como mucho dos sesiones a la semana.

 

Una de sus grandes ventajas es que no conlleva mucho tiempo. La persona en cuestión llega, se cambia, realiza los veinte minutos intensivos y se marcha. Todo ello en poco más de media hora. “Como digo, los beneficios se notan rápido. Pérdida de peso, se gana en fuerza explosiva, rápida, mejora aeróbica, anticelulítico, relax...”, enumera Ferrero, quien se encarga personalmente de los veinte minutos de entrenamiento con todos sus clientes, que ya abarrotan el horario. Tanto, que es necesario llamar para pedir cita.

 

Pero no solo sirve para mejorar la forma física. Hay quienes también optan por este método como cura de lesiones. “Las más típicas y las que más hemos tratado, de rodillas tras operaciones o esguinces. También en los hombros, ya que esto sirve para fortalecerlos junto a la espalda”, sigue el entrenador.

 

¿Y limitaciones? En principio, ninguna. Ni de edad ni de forma física. “Puede venir desde cualquiera con una edad que suponga que tiene la musculatura adaptada al entrenamiento hasta otros sin edad máxima. No hay limitación física, ya que esto sirve precisamente para mejorarla rápidamente”.

 

En cuanto al precio todo es consultable, pero Ferrero presume de ser “el centro más barato de la ciudad”, ya que existen otros dos. Existen bonos de cinco y diez sesiones, además de la posibilidad de una suscripción anual.