Tribuna mini Saltar publicidad
Cartel definitivo iberian file

La Diputación espera permiso del Ministerio de Cultura para reparar la esclusa Séptima averiada desde abril

Cultura tiene que autorizar las obras ya que el Canal de Castilla es un Bien de Interés Cultural. Las previsiones apuntaban a que la esclusa podría estar en funcionamiento a principios del mes de julio, pero la rehabilitación aún no ha comenzado.

Este periódico publicó el pasado 21 de mayo que a principios del mes de julio la esclusa Séptima del Canal de Castilla, ubicada en el término de Tamariz de Campos, estaría reparada a principios del mes de julio, para que el barco Antonio de Ulloa retomara sus viajes hasta este lugar, averiado desde principios de abril. Así se aseguró desde la Diputación provincial.

 

Pero las cosas de palacio van despacio y sin rastro de que las obras hayan comenzado. La razón la esgrime la Diputación de Valladolid, encargada de la gestión de la embarcación eléctrica e institución que acometió las obras: “se está esperando el permiso del Ministerio de Cultura, ya que el Canal es un Bien de interés Cultural y no se puede hacer ningún tipo de intervención sin su autorización”, explica el director del centro de Recepción de Viajeros del Canal de Castilla, José Miguel Román.

 

En cuanto se solucione este trámite, que esta paralizando la reparación en las compuertas aguas abajo de este ingenioso artilugio que permite salvar el desnivel del terreno, las obras –ya adjudicadas- podrán dar comienzo y en el plazo de cuatro semanas la esclusa podrá estar, de nuevo en funcionamiento.

 

Este retraso ha provocado que se haya perdido prácticamente toda la temporada de viajes hasta este paraje. De todas formas, José Miguel Román asegura que a pesar de haber tenido que eliminar este trayecto, la embarcación sigue con su programa normal de viajes de una hora de duración, y que incluso se ha ampliado la frecuencia logrando un mayor número de pasajeros.

 

El director del centro de Recepción de Viajeros del Canal de Castilla, José Miguel Román, confirma que por parte de SODEVA, perteneciente a la Diputación de Valladolid, se ha tramitado todo el papeleo necesario y que la pelota está ahora en el tejado del Ministerio de Cultura que será quien tiene que conceder el permiso especial para el inicio de las obras.

 

LA ESCLUSA SEXTA, TAMBIÉN AVERIADA

 

Esta esclusa fue construida en el siglo XIX para que las embarcaciones que transportaban productos y todo tipo de materiales pudiera remontar el desnivel de más de dos metros existente en la zona. Cabe señalar que el Canal en sus 207 kilómetros disponía de medio centenar de esclusas para superar un desnivel total de 150 metros. En el ramal de Campos existen siete, siendo La Séptima la más cercana al final de este tramo que finaliza en Medina de Rioseco.

 

Una kilómetro y medio aguas arriba, se encuentra la esclusa Sexta rehabilitada en el año 2009 gracias a una inversión de 400.000 euros. Casualmente esta esclusa también se encuentra averiada aunque en este caso, tal y como señala José Miguel Román, existe un problema en la estructura de piedra que tendrá que acometer la Confederación Hidrográfica del Duero, titular del Canal de Castilla. 

 

Román dice que una vez se repare se estudiará si hay demanda suficiente para organizar viajes hasta el lugar, “ya que supone toda una mañana en el barco”.

 

El tramo de poco más de 10 kilómetros del ramal de Campos del Canal de Castilla a su paso por la provincia de Valladolid fue objeto hace unos años de un ambicioso plan de recuperación de la navegación en el que se invirtió más de cuatro millones de euros y que tuvo como ejes principales la recuperación ambiental de las riberas, la construcción de la embarcación eléctrica, la restauración de los almacenes de la dársena riosecana y la rehabilitación de la esclusa