La Diputación entrega el Premio Provincia de Valladolid a la Trayectoria Artística a Candeal

Félix Pérez y Toño Ortega del grupo Candeal recibieron el premio Diputación. A.MINGUEZA

El jurado valoró en su fallo que Candeal viene desarrollando desde hace más de 35 años “una amplia labor en la recuperación y en la difusión de la música tradicional de nuestra provincia”.

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ha presidido el acto de entrega del Premio a la Trayectoria Artística Provincia de Valladolid que, en su edición de 2015, ha sido concedido al Grupo Candeal por decisión del jurado reunido el pasado 10 de septiembre.

 

Félix Pérez y José Antonio Ortega han recibido el Premio de manos del presidente de la Diputación tras la lectura del fallo del jurado, en el que se destaca la amplia labor desarrollada desde hace más de 35 años por el Grupo Candeal “en la recuperación de la música tradicional de nuestra provincia, y en su difusión a través de numerosos conciertos y producciones discográficas”. Una trayectoria que ha sido glosada por el etnógrafo y folclorista Joaquín Díaz, quien ha repasado la trayectoria artística y vital del dúo desde su fundación como tal a finales de los años 70.

 

Ha cerrado el acto el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, quien ha asegurado que, con este galardón “la Diputación quiere reconocer la inquietud, el sentimiento y el empeño de Félix y Toño por acercarnos a nuestras raíces, por transmitir a las generaciones presentes y futuras el legado patrimonial inmaterial que con tanto cariño han ido recopilado a lo largo de su trayectoria profesional, recorriendo sin descanso nuestros pueblos, para recoger en ellos el testimonio de nuestros mayores y rescatarlo del olvido. Y lo han hecho pensando no sólo en despertar conciencias identitarias, sino también en divertir, mezclando siempre en sus actuaciones el rigor con el humor y la picaresca”.

 

APOYO PERMANENTE A NUESTRAS RAÍCES

 

Jesús Julio Carnero ha recordado que la Diputación de Valladolid siempre ha estado comprometida con la pervivencia y la difusión de nuestra cultura tradicional “porque es nuestra obligación, pero también es nuestra devoción”.

 

En este sentido, ha destacado la puesta en marcha en 1983, junto a Joaquín Díaz, del Centro Etnográfico de Documentación, que dos años después se convirtió en Centro Etnográfico Joaquín Díaz y es, desde 1995 “una Fundación Cultural de servicio y promoción de nuestra tradición a la que la Diputación de Valladolid viene apoyando realizando, casi en exclusiva, un esfuerzo económico que en los últimos años se ha mantenido e incluso potenciado, pese a los tiempos de crisis económica”. 

 

TRADICIÓN, PASADO HECHO PRESENTE

 

Jesús Julio Carnero se ha centrado en lo que significan Félix y Toño, “toresano y calero, Toro y Rueda, Zamora y Valladolid, tinta de Toro y verdejo, unidos todos por el agua que se convierte en vino en torno al padre Duero”. Ha asegurado que “ellos representan la inquietud, la curiosidad, el aprender lo que no se conoce. Pero también la solidaridad, como han demostrado en sus innumerables conciertos y actos benéficos”

 

Junto a ello, “Félix y Toño personifican el rescate permanente del olvido con su recorrer incesante por nuestros pueblos, en una moderna representación del homo viator. Encarnan la defensa permanente del mundo rural, de nuestras aptitudes y nuestras actitudes. En sus conciertos en nuestras plazas mayores, no sólo la de Valladolid, sino también las de los pueblos más pequeños, han escenificado como la música tradicional refleja nuestros valores, los problemas cotidianos, los anhelos, las pasiones, los intereses comunes. Félix y Toño nos reviven la música que cantaron nuestros padres, nuestros abuelos, y que les acompañó en los juegos, el trabajo, las fiestas, la vida y la muerte”.