La Diputación de Valladolid ‘reduce’ su presupuesto de 2016 a 104 millones de euros

Víctor Alonso, Jesús Julio Carnero y Agapito Hernández, en la presentación de los presupuestos de la Diputación. A.MINGUEZA

El presidente, Jesús Julio Carnero, ha explicado que hay cuatro millones menos que este año pasarán directamente de la Junta a los ayuntamientos, aunque “en términos reales” el presupuesto sube un 3’08%.

La Diputación de Valladolid ya cuenta con presupuesto general para 2016, el cual ha querido definir con los términos de “comprometido, solidario, impulsor y dinamizador”, tal y como los ha presentado este jueves ante los medios de comunicación. De esta manera, el organismo provincial contará con hasta 104 millones de euros para el próximo año -de los cuales un 75% provienen del Estado y de la Junta-, lo que supone un descenso de un 0’85% respecto al pasado. ¿Pero por qué?

 

“Este año se incluía una cifra de cuatro millones de euros que la Junta de Castilla y León transfería a la Diputación con destino a los ayuntamientos de la provincia, pero en este ejercicio esa cantidad irá directamente a los ayuntamientos”, ha hecho ver el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, quien compareció acompañado del vicepresidente, Víctor Alonso, y del diputado responsable del Servicio de Hacienda, Agapito Hernández. Resumiendo, una reducción de presupuesto por quitar intermediarios.

 

De esta manera Carnero ha resumido el presupuesto como “al servicio de las personas, el empleo y los municipios de la provincia”, ya que ha sido consensuado por los cinco partidos que conforman la Diputación. También ha destacado el presidente que si estos números se cumplen, la institución llegará al 31 de diciembre de 2016 reduciendo su endeudamiento del 34’81% al 29’23%.

 

DIFERENTES PARTIDAS

 

¿Pero en qué se van a invertir esos 104 millones de euros? Desde la Diputación se ha querido apostar por ciertas novedades al mismo tiempo que se han mantenido partidas importantes. En primer lugar han saltado a la palestra los ‘presupuestos solidarios’, nada más y nada menos que 45’7 millones del total, entre los que destacan inversiones como la Red Integrada de Servicios para Personas con Discapacidad, con 1.573.000 euros, la ayuda a domicilio (4.708.000 euros) que ha incrementado un 10% su inversión o los 9.150.000 millones para el mantenimiento de los Centros Asistenciales Doctor Villacían y Cardenal Marcelo.

 

Otro de los puntos fundamentales es el de la creación de empleo, con hasta 7’52 millones de los 104, y es que la Diputación sigue adelante con su apuesta del Plan Impulso, de dos millones. Y más. Se creará el llamado Pla de Empleo para la Mujer Rural, con 250.000 euros, u otro Plan de Empelo para Mayores de 50 años con 100.000, que tendrá, entre otras medidas, con lanzaderas de empleo. En cuanto al de Personas con Discapacidad, serán 50.000 euros.

 

Por supuesto, otro de los epígrafes fundamentales es el de dinamización de los pueblos de la provincia de Valladolid. Hasta 35’5 millones, un 34’13% del total, que se irán para el conjunto de políticas destinadas al apoyo a los municipios, un incremento del 3’17% respecto a 2015. ¿Y a qué van? Pues la mayoría, 17’1 millones y 19, para la Caja de Crédito Municipal y los anticipos de REVAL, respectivamente, aunque Carnero también quiso hacer especial hincapié en el Ciclo Integral del Agua.

 

Por cierto que el presidente quiso mostrar “todo el dolor de su corazón” por una partida eliminada este año, como es la del arreglo de ermitas e iglesias de la provincia por falta de presupuesto, que contaba con 300.000 euros el año pasado y 500.000 el anterior. Además, el Castillo de Fuensaldaña tendrá que esperar hasta el presupuesto de 2017, ya que este año “había otras prioridades”.

 

Por último quedó la sección dedicada al Turismo, con 5.500.000 millones de los 104, con un incremento del 15’81% respecto a 2015. Según la Diputación este año se incidirá especialmente en el turismo de naturaleza para potenciar y mejorar los recursos naturales de la provincia.