La Diputación de Valladolid recogió 191 perros abandonados el año pasado

Dos perros, en la Plaza de la Universidad de Valladolid. JUAN POSTIGO

Se ha registrado un claro descenso desde 2010, cuando se recogieron 308. En 2011 fueron 258, en 2012 se llegó a los 260 canes, en 2013 hasta los 205 y el pasado año fueron 191.

El servicio de recogida de perros vagabundos de la Diputación de Valladolid recogió 191 canes a lo largo del año pasado, con un descenso en la recogida de ejemplares abandonados desde el año 2010, cuanto se contabilizaron 308.

 

Respecto a la época estival (julio, agosto y septiembre) en 2010 fueron los meses en los que más perros vagabundos se recogieron, un total de 85, mientras que en el mismo período de 2014 fue la temporada en la que menos canes se acumularon (40), según los datos a los que ha tenido acceso Europa Press.

 

Desde 2010 se ha registrado un descenso año tras año en la recogida de animales vagabundos, y así en 2011 se recogieron 258 perros abandonados; en 2012, 260 canes y en 2013, 205, mientras que el pasado año fueron 191 los ejemplares recogidos.

 

En 2014, el mes en el que más animales recogió el Servicio de la Diputación Provincia fue junio, con 26 perros abandonados, seguido de febrero, con 22 y diciembre con 20 ejemplares recogidos.

 

El servicio de recogida, financiado por la Diputación desde el año 1995 con 40.000 euros al año, ofrece asistencia para recoger a los perros vagabundos o abandonados que aparezcan en los municipios de la provincia de Valladolid, excluida la capital la capital y Medina del Campo.

 

El encargado de solicitar la recogida es el Ayuntamiento, que contacta con la empresa contratada o con el Servicio de Medio Ambiente y Agricultura de la Diputación a través del alcalde o un responsable municipal autorizado para realizar la gestión, pero en ningún caso se llevarán a cabo peticiones de particulares.

 

SIN DUEÑO NI IDENTIFICACIÓN

 

Para que el servicio recoja a estos animales, tiene que establecerse que el perro es vagabundo o ha sido abandonado y, para ello, no tiene que conocerse su dueño ni que esté identificado por el procedimiento electrónico (microchip), procedimiento de obligado cumplimiento de acuerdo con la normativa vigente.

 

Las empresas contratadas mantienen a los perros durante un mínimo de seis meses en los locales establecidos para tal fin, y pueden ser reclamados por sus posibles dueños durante los primeros 20 días. A partir de los mismos, podrán ser cedidos o dados en adopción a otros propietarios.

 

En el caso de que los animales presenten situaciones de extremo sufrimiento, una especial agresividad, su estado pudiese poner en peligro a los demás perros o pasan los seis meses mínimos de estancia en el centro de recogida, los perros podrán ser sacrificados de urgencia o se les puede mantener más tiempo a cargo de la empresa encargada.

 

Por último, en el año 2014, la empresa que gestiona este servicio en la provincia de Valladolid acreditó haber dado en adopción 183 perros recogidos.