La Diputación de Valladolid invertirá 4,4 millones en mejora de carreteras tras lograr en 2013 un superávit de más de 11,5

TRIBUNA

La Institución prevé reducir su deuda del 96,91% al inicio de la legislatura, hasta el 46,88 a fin de año.

La Diputación de Valladolid invertirá 4,4 millones de euros para la mejora de la red provincial de carreteras después de lograr en 2013 un superávit de 11.504.981 euros, a lo que se suma un remanente de tesorería para gastos generales no comprometido de 17.416.861 euros.

 

Así lo ha explicado este jueves el diputado de Economía, Turismo y Personal, Víctor Alonso Monge, quien ha detallado la liquidación del presupuesto de la Institución provincial, la cual prevé reducir su deuda del 96,91 por ciento que tenía la principio de la actual legislatura, hasta el 46,88 al concluir el presente año.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, Alonso ha achacado a esta "eficacia en la gestión" la posibilidad que tiene ahora la Diputación de invertir en la conservación de carreteras, dado que ha cumplido con los requisitos que establece la Ley de Estabilidad Presupuestaria, como son tener una deuda por debajo del 75 por ciento, un pago a proveedores en un plazo medio inferior a 30 días y que la nueva inversión no haga incurrir a la Institución en déficit.

 

Todo esto se da, tal como ha explicado el responsable provincial de Economía, en el caso de la Diputación de Valladolid de forma "holgada", a pesar de lo cual se invertirá "con un principio de prudencia" que permita "garantizar el superávit de 2014". Así, utilizará 8.126.078 euros con distintos objetivos; entre ellos, el de dar de baja el préstamo contemplado en los Presupuestos por valor de 3.690.078 euros, ya que los gastos previstos para él se afrontarán con fondos propios.

 

Por otro lado, se destinarán 4,4 millones de euros a la mejora de la seguridad vial de las carreteras, mientras que se está analizando el cumplimiento de los requisitos legales de otros dos programas de inversión que pretende desarrollar a lo largo de este año y para los que no existe por el momento una dotación presupuestaria. Se trata, en concreto, de inversiones en los centros turísticos provinciales para su modernización y mantenimiento y de un programa dirigido a los ayuntamientos para ayudarlos a evitar el posible robo de cableado público.

 

PAGO A PROVEEDORES

 

Entre los datos destacados por Víctor Alonso se encuentra el plazo medio de 27 días para el pago a proveedores, lo que ha permitido que la Diputación no tuviera que acudir al Plan de Pago puesto en marcha por el Gobierno de España.

 

Por otro lado, de los datos de liquidación presupuestaria se desprende que los ingresos no financieros se incrementaron un 3,22 por ciento sobre lo inicialmente presupuestado merced a la subida de la participación en los ingresos del Estado, así como del recargo provincial del Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE), los ingresos patrimoniales y, especialmente, la llegada de los fondos Feder comprometidos para la puesta en marcha del Parque de Artesanos. Por todo ello, no fue necesario acudir al endeudamiento bancario.

 

Finalmente, en el capítulo de gastos, la cifra definitiva se situó en 103.819.651 euros, lo que representa un incremento del 6,48 por ciento sobre lo inicialmente presupuestado. Sin embargo, las partidas destinadas a gastos de personal, gasto corriente y gastos financieros se redujeron un 5,02 por ciento, mientras que se incrementaron las partidas destinadas a asociaciones y ayuntamientos (4,8 por ciento) y, sobre todo, los capítulos correspondientes a inversión, donde el incremento fue del 22,8 por ciento.