La Diputación de Valladolid concede 626 ayudas de emergencia social por 259.000 euros

Palacio de Pimentel, sede de la Diputación Provincial de Valladolid. TRIBUNA

Las ayudas a mujeres embarazadas, que contaban con una partida de 16.027 euros, no han recibido ninguna solicitud.

La Diputación de Valladolid ha destinado, a lo largo del pasado año 2015, más de 259.000 euros a la concesión de 626 ayudas de emergencia social de las que, la mayoría, se ha dedicado al pago de alquileres y facturas energéticas.

  

 

Según la información manejada por la Institución provincial y recogida por Europa Press, las 626 ayudas concedidas (las solicitudes alcanzaron las 697) se acompañaron de una partida que alcanzó los 259.339 euros (el presupuesto definitivo alcanzó los 280.000 euros) y de la que, una parte importante, se destinó al pago de alquileres y acciones contra la pobreza energética.

  

En concreto y en el apartado de Ayudas de Carácter General, al pago de alquileres de vivienda se destinaron 72.712 euros para la dotación de 117 ayudas. Junto a estas se incluyen las 42 ayudas para el pago de hipotecas por 32.000 euros (16 de esas ayudas tuvieron como destino familias derivadas desde el Servicio de Interlocución y mediación hipotecaria para personas en riesgo de desahucio), lo que supone siete más que las concedidas en 2014.

  

Se engloban en este mismo apartado las 108 ayudas para alimentación por valor de 53.600 euros y las 58 ayudas para atención de cuidados personales esenciales (9.100 euros).

  

Las ayudas de carácter general contaron con un presupuesto de 200.000 euros, la cuantía más elevada de los últimos cuatro años (57.532 en 2012, 130.000 en 2013 y 135.000 en 2014), y para ellas se recibieron 407 solicitudes, un 21,58 por ciento menos que en el año 2014 (437), aunque finalmente se aceptaron total o parcialmente 362.

 

LUCHA CONTRA LA POBREZA ENERGÉTICA

  

Por número de concesiones, las segundas ayudas tras las del alquiler más numerosas fueron las de la lucha contra la pobreza energética, a las que se destinaron 47.450 euros (se incrementó en más de 17.000 euros el presupuesto inicial). En concreto, se concedieron 182 de las 197 ayudas solicitadas, cifra superior a la del año anterior (124 concedidas de las 128 demandadas).

  

En lo que a la compra de material didáctico se refiere, línea de ayudas puesta en marcha en el año 2014 para evitar "las situaciones de exclusión social que pueden perjudicar la normal escolarización" de niños de Primaria y Secundaria, el pasado año 2015 se concedieron 45 ayudas de las 50 pedidas por valor de 7.309 euros, lo que permitió atender las demandas de 70 menores (en el año de su puesta en marcha se llegó a 76 familias).

  

Los menores son también objeto de otras ayudas, las de alimentación infantil, que en 2013 alcanzaron la cifra de 39 y 17.553 euros, 54 en 2014, año en el que se destinaron 25.471 euros, y el pasado año, 37 ayudas por 16.761 euros. En lo que a la prestación media por familia se refiere, se ha pasado de 450 euros en 2013 a 471 en 2014 y a 453 en 2015.

  

"Esta línea se ha visto considerablemente reforzada con la habilitación del servicio de comida a domicilio para atender situaciones de menores especialmente vulnerables", destaca la Institución, que precisa que desde la segunda quincena de julio y hasta el 30 de septiembre, además de en las vacaciones de Navidad, se han prestado más de 9.000 servicios de comida a domicilio para 114 menores de 50 familias de 26 municipios de la provincia.

  

Cabe destacar que, pese a que las ayudas a mujeres embarazadas, puestas en marcha en el marco de un acuerdo con la Junta, contaba con una partida de 16.027 euros, no ha recibido ninguna solicitud.

 

BALANCE DE CUATRO AÑOS

  

En clave general, la información facilitada muestra cómo se ha pasado de 85 ayudas de emergencia concedidas por valor de 57.505 euros en 2012 a las 225 ayudas y 143.419 euros del año 2013, las 691 ayudas y 296.766 euros de 2014 y las 626 ayudas y 259.339 euros del pasado año.

  

"Las ayudas de emergencia social se han fortalecido considerablemente, habilitando expresamente nuevos apartados, incrementando las partidas y flexibilizando los criterios y el destino de las ayudas gracias a la modificación de las normativas vigentes", defiende la Diputación.