La Diputación abre en Urueña la exposición sobre sus 180 años de actividad editorial

El vestíbulo del Centro e-Lea Miguel Delibes de la Villa del Libro de Urueña acoge hasta el 29 de diciembre la exposición que repasa toda la actividad editorial de la Diputación de Valladolid que abarca los últimos 180 años.

  

La muestra recibe el título de 'Diputación de Valladolid. Una editorial centenaria. La Imprenta Provincial y el Servicio de Publicaciones. Bicentenario de la Diputación Provincial' y abrió sus puertas el pasado 24 de octubre, el Día Internacional de las Bibliotecas, según han informado fuentes de la institución en un comunicado remitido a Europa Press.

 

En la exposición, las investigaciones, narraciones y otras creaciones literarias sobre la provincia de Valladolid y sus pueblos ocupan el lugar "más destacado", entre ellas las primeras publicaciones en salir a la luz, que tenían carácter administrativo, como el Reglamento del Hospicio, de 1883, o la Memoria del Congreso Regional de Agricultores, de 1884.

 

Asimismo, la muestra acoge algunos ejemplares de las revistas editadas por la Diputación como 'Felipe II: Boletín de la Diputación Provincial de Valladolid', de 1956; la revista literaria, 'Llanuras' (1982); la revista de información provincial 'Paramera' (1985), la revista de cultura 'Argalla' (1991) y una 'Memoria de la Diputación de Valladolid', datada en 1950.

 

También incluye publicaciones de libros sobre historia, patrimonio, geografía, colecciones temáticas sobre arte, monasterios, tierras de Valladolid, colecciones de cuentos, catálogos folclóricos y premios literarios y de investigación científico-tecnológica e histórica.

 

Además, tienen también su espacio los libros editados por la Villa del Libro en la Colección Maravillas Concretas (siete títulos) y el Premio de Novela Villa del Libro.

 

HISTORIA DE LA ACTIVIDAD EDITORA

 

A excepción de la edición del Boletín Oficial de la Provincia, cuyo primer ejemplar vio la luz el 16 de julio de 1833, la actividad editora de la Diputación fue un "tanto tardía", ya que se inició en la década de los años 80 del siglo XIX, en la antigua Imprenta y Encuadernación del Hospicio Provincial.

 

Desde sus comienzos hasta el año 1925, es en el taller de imprenta del Hospicio donde se desarrolla la actividad editorial de la Diputación, cometido que compagina con la enseñanza del oficio a los acogidos.

 

A mediados de los años 20, se crea la Imprenta Provincial y será la que, hasta finales de los años 60, continúe esa labor y se nutra de oficiales contratados y de aprendices procedentes del taller del Hospicio.

 

A partir de los años 70, ya es la propia Diputación Provincial la que aparece como entidad editora, ya sea con su propio nombre o con el de alguno de sus servicios culturales, como Institución Cultural Simancas, en los años 80, o Editora Provincial, en los 90.