La DGT y la UVa publican 'Drogas, adicciones y aptitud para conducir'

La Universidad de Valladolid y la Dirección General de Tráfico han publicado 'Drogas, adicciones y aptitud para conducir', escrito por el profesor de Farmacología Javier Álvarez y por el doctor Juan Carlos González Luque.

Según ha explicado el profesor Álvarez, se trata de una monografía "sencilla de leer e ilustrativa", cuyo objetivo principal es actualizar los conocimientos de los médicos, y otros profesionales sanitarios "implicados en el tratamiento de los pacientes con adicciones", para que les ofrezcan la mejor información posible sobre cómo el consumo de drogas afecta a la conducción de vehículos, y el efecto que su enfermedad (la adicción) y el tratamiento prescrito poseen sobre la conducción de vehículos."

 

Gracias a los resultados del Proyecto DRUID (2011 - http://www.druid-project.org), que según Javier Álvarez "es unos de los grandes proyectos de la UE en la última década" en el campo de la Seguridad Vial y en el que la UVA y la DGT han participado activamente, España ostenta el porcentaje más elevado de conductores que conducen bajo el efecto de alguna droga (7,63 por ciento) y de los que lo hacen bajo los efectos de alcohol, drogas y medicamentos al mismo tiempo (1,14 por ciento).

 

Además, España es el segundo país, por detrás de Italia, con mayor prevalencia de positivos (14,85 por ciento) en alcohol o drogas o medicamentos, tres veces (4,43) el valor de la media del resto de países, y segundo también de positivos (0,57 por ciento) en policonsumo (combinación de drogas y/o medicamentos).

 

Para este profesor de la Universidad de Valladolid, los resultados "ponen de manifiesto la magnitud del problema" en España y "la necesidad de intervención."

 

Muchos pacientes en tratamiento por abuso de sustancias conducen de forma habitual y por motivos profesionales y según las conclusiones del estudio 'Proteus' se ha asociado que conducir "comporta menores problemas legales y es un factor de normalización para los pacientes y, en ocasiones, es necesario para su trabajo".

 

Según el profesor Javier Álvarez, "un adecuado control del proceso o patología permite que el paciente pueda conducir con mayor seguridad" por lo que la evaluación de estos pacientes "debe realizarse de forma individualizada y elegir la medicación más adecuada y con menores efectos sobre el rendimiento psicomotor,".

 

En este sentido, la directora general de la DGT, María Seguí, sostiene en el prólogo del manual que "el uso de los medicamentos permite la mejora de la calidad de vida de millones de personas en todo el mundo. En las sociedades actuales, no es posible entender una vida de calidad sin movilidad. El uso correcto de los fármacos facilita también esta movilidad, y permiten hacerla compatible con la del conjunto de la sociedad."