Tribuna mini Saltar publicidad
Cortinilla bose tribuna va 800x800px file

La desnutrición severa afecta a 18 millones de mujeres en el mundo

Más de 18 millones de mujeres en países de bajos y medianos ingresos de todo el mundo están gravemente desnutridas, según una estimación global de un estudio del Hospital St. Michael, en Canadá, y la Escuela TH Chan de Salud Pública de la Universidad de Harvard, en EEUU que se detalla en una artículo publicado en la edición digital de este martes de 'JAMA'. 

En una artículo publicado en la edición digital de este martes de 'JAMA', se detalla que casi veinte millones de mujeres están gravemente desnutridas en el mundo. Estas mujeres tienden a ser los miembros más pobres y con menor educación de la sociedad y forman parte de una población de adultos "dejada atrás" con desnutrición severa cuyas, necesidades no han sido satisfechas por las ganancias económicas y el progreso y que han sido poco estudiados por los investigadores de la salud.

 

"Lo que nos sorprendió fue el número de mujeres que sufren de desnutrición severa a pesar de que la prevalencia de sobrepeso u obesidad ha aumentado en la mayoría de los países que vimos", subraya el autor principal, Fahad Razak, científico del 'Ka Shing Knowledge Institute Li' del Hospital St. Michael, en Toronto, Canadá, y el científico visitante en el Centro Harvard para Estudios de la Población y Desarrollo. "También fue sorprendente que no hubo disminución en la prevalencia de la desnutrición severa de adultos en las últimas dos décadas en la mayoría de los países", agrega.

 

La desnutrición crónica severa del adulto se define como un índice de masa corporal (IMC) menor de 16. Un IMC muy bajo tiene graves impactos adversos para la salud, incluyendo la disminución de la fuerza muscular y la capacidad de trabajo, mayores tasas de infección, pobres resultados del embarazo como tasas más altas de mortalidad fetal intrauterina, bajo peso al nacer los bebés y de los niños que sobreviven, mayores tasas de debilidad y retraso del crecimiento a medida que crecen.

 

Además, las personas con muy bajo índice de masa corporal en los países pobres registran niveles altos de mortalidad, más alto que aquellos que son obesos. El estudio se centró tanto en la prevalencia de un IMC <16 y el cambio en la prevalencia de IMC <16 en el tiempo, analizando datos de más de 700.000 mujeres de entre 20 y 49 años de edad, de 60 países de ingresos bajos y medianos, que participaron entre 1993 y 2012 en el Programa de Encuestas Demográficas de Salud, que ha hecho encuestas en más de 85 países desde 1984.

 

Se tuvieron en cuenta la riqueza de las mujeres, la edad, la educación y si vivían en zonas rurales o urbanas. La mayor prevalencia de desnutrición fue en India (6,2 por ciento), seguida de Bangladesh (3,9 por ciento), Madagascar (3,4 por ciento), Timor Oriental (2,9 por ciento), Senegal (2,5 por ciento) y Sierra Leona (2,2 por ciento), con otros seis países con prevalencias de menos del 1 por ciento: Albania, Bolivia, Egipto, Perú, Swazilandia y Turquía.

 

Los investigadores vieron que las mujeres pobres con poca educación eran mucho más propensas a estar desnutridas que sus homólogas más ricas, mejor educadas y también eran más propensas a vivir en las zonas rurales. También encontraron que, en un subconjunto de 40 países donde se realizaron repetidas encuestas, la mayoría de los países no experimentó una disminución en la prevalencia de IMC <16 durante el periodo de análisis.

 

"A la luz de la historia científica y pública dominante de la obesidad --que permanece concentrada entre los más ricos en estos países-- es preocupante e inquietante encontrar millones de personas que, básicamente, han sido olvidadas", lamenta SV Subramanian, profesor de Salud de la Población y Geografía en la Escuela Chan de Salud de Harvard y autor principal del estudio.