La defensa de Gago califica de "patraña" decir que la policía adiestró a las otras dos sospechosas

"Las prácticas de tiro no le gustan nada. Incluso cierra los ojos al realizarlas" ha explicado el defensor de la policía local de quien asegura su relación con Triana M. era de "mera amistad" sin ninguna connotación sentimental y que tiene pareja varón desde hace quince años. 

La defensa de la agente de Policía Local Raquel G, imputada por el crimen de la presidenta del PP y de la Diputación de León, Isabel Carrasco, ha asegurado que a medida que se van practicando pruebas está cada vez más convencida de la absoluta inocencia de su patrocinada y ha calificado de "patraña" ciertas informaciones que colocarían a la funcionaria como la persona que pudo actuar de intermediaria para la adquisición del arma e incluso que pudo adiestrar a las otras dos detenidas.

 

"Cada vez creemos más en su inocencia, con esto te lo digo todo", ha explicado, en declaraciones a Europa Press, uno de los dos letrados del despacho que se ha hecho cargo de la defensa de Raquel G. y que, como así ha advertido, no baraja por el momento solicitar ante la juez del caso, al menos por el momento, un careo con las otras dos detenidas, la autora confesa, Montserrat G. y su hija, Montserrat Triana M.G.

 

"No hemos barajado ni siquiera esa posibilidad", ha señalado el letrado, que ha agregado que aún no ha determinado "si eso interesaría".

 

El defensor ha insistido en que carecen de fundamento alguno determinadas informaciones que atribuirían a la agente el papel de intermediaria en la adquisición del arma homicida e incluso en el adiestramiento de Montserrat G. y de su hija Triana.

 

"Estamos hablando de una chica cuyo fuerte no son las pistolas, de una policía de barrio que donde mejor se desenvuelve es en el trato con la gente y en dirigir el tráfico. Las prácticas de tiro no le gustan nada e incluso cierra los ojos al realizarlas", ha explicado el abogado.

 

"CONDUCTA INTACHABLE"

 

El encargado de su defensa ha recordado que su patrocinada, aún en el  centro leonés de Mansilla de las Mulas y la espera de su traslado a la cárcel de Ávila, dotado de un módulo para funcionarios, ha hecho gala a lo largo de sus veinte años de carrera profesional de una "conducta intachable" que le ha granjeado el respeto de todos sus compañeros, de ahí que "no tenga sentido que se meta en un lío como éste".

 

"Es una chica que nunca ha tenido problema alguno y que está viviendo una pesadilla ya que no hay razón para que esté presa", apostilla la defensa, que en sus últimas visitas a la presa, el lunes y el martes, ha tratado de infundirle ánimos para sacarla de su estado de "abatimiento".

 

Además, ha aprovechado también para matizar que la vinculación de la policía con Triana M, hija de la autora confesa del crimen perpetrado el pasado día 12 de mayo, se reduce a una mera amistad, sin connotación sentimental alguna, y que de hecho mantiene una relación de pareja con un varón desde hace unos quince años.

Noticias relacionadas