La CVE y la UEMC colaborarán en un postgrado orientado a mejorar la empleabilidad de los universitarios

La CVE y la UEMC presentan el postgrado.

Con el objetivo de ayudar a los recién graduados universitarios a acceder al mercado laboral, la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE) se suma a una nueva edición del Postgrado de Habilidades Profesionales y Desarrollo del Talento que la Universidad Europea Miguel de Cervantes (UEMC) pondrá en marcha el próximo curso académico. Se trata de una iniciativa que promueve la formación dual universidad-empresa y potencia las habilidades y competencias prácticas que mejoran la empleabilidad y la capacidad de aprendizaje.

La CVE colaborará activamente en este postgrado que pretende estimular el desarrollo de habilidades personales, sociales e instrumentales, así como del propio talento, como modelo para mejorar la empleabilidad y el desarrollo profesional. Se trata de la segunda edición de un título propio que durante el presente curso contó que una veintena de alumnos de diversas universidades españolas.

 

El título, desarrollado por el Centro de Liderazgo, Innovación y Coaching (CLIC) de la UEMC, está dirigido a titulados o graduados universitarios de toda España, menores de 28 años y que hayan obtenido su titulación en los dos últimos años, a trabajadores en empresas con menos de 3 años de experiencia, y a estudiantes que estén a punto de concluir sus estudios.

 

El presidente de la CVE, Manuel Soler Martínez, y el rector de la UEMC, Martín J. Fernández Antolín, acompañados de  José Antonio de Pedro, presidente de la Comisión de Transmisión del Conocimiento de la CVE, y de Juan Vicente García Manjón, vicerrector de Ordenación Académica, Calidad y Empleo de la UEMC, han sido los encargados de presentar un postgrado que presenta un novedoso sistema de desarrollo de competencias y habilidades, ya que coordina el seguimiento de módulos formativos presenciales con un plan de capacitación en la empresa y el acompañamiento a través de un proceso de coaching y tutoría a cada alumno.

 

Todos los participantes realizan una evaluación de competencias inicial, asisten a los módulos formativos, desarrollan el programa de prácticas en la empresa que le haya seleccionado (con el consiguiente proceso de tutoría académica) y reciben el acompañamiento de coaching. Finalizado el plan formativo vuelven a realizar una evaluación de competencias para evaluar su progreso.

 

Prácticas y Coaching

 

Todos los participantes en el postgrado deberán realizar un periodo de prácticas mínimo de 6 meses (750 horas) de prácticas en empresas afiliadas a CVE. Dichas prácticas en empresa serán compatibles con la asistencia a los módulos formativos previstos.

 

Además, cada participante cuenta con un coach personal que acompañará al alumno (coachee) en su proceso de aprendizaje. En particular, cada coachee establecerá unos objetivos de trabajo. Al final del proceso de coaching, el coachee evalúa su progreso (aprendizaje) y toma conciencia de las nuevas habilidades adquiridas y de cómo éstas pueden serle útiles en su desarrollo profesional.

 

Mediante este postgrado se pretende acompañar a los graduados y titulados universitarios en su acceso al mercado laboral, fomentando la valía de nuestros jóvenes y su desarrollo futuro. Además, se pondrá en valor el potencial de la formación universidad-empresa y en particular en la formación en alternancia, haciendo un ejercicio de responsabilidad social por parte de empresas y universidad con el fin de facilitar puentes al desarrollo profesional de los jóvenes en momentos especialmente complicados.

 

MATERIA

 

Los módulos formativos, que se impartirán en viernes tarde y sábados, estarán centrados en la orientación profesional y gestión del talento; en el autoconocimiento y desarrollo personal; en la planificación, organización y gestión productiva del tiempo; en la comunicación interpersonal y relaciones humanas; en las técnicas de comunicación eficaz y asesoría de imagen pública; en la negociación y resolución de conflictos; en el estímulo de la creatividad y de la capacidad innovadora; en aprender a emprender como actitud para un desafío continuo; en la gestión del trabajo en equipo; en el Networking de relaciones y contactos; y en el uso profesional de las redes sociales.

 

En estos módulos formativos se trabaja el triángulo personal – social – desarrollo y tienen una orientación vivencial, basada en el desarrollo de habilidades a través de dinámicas.