La CVE ayudará en el traspaso de negocios viables que vayan a cerrar en Valladolid

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, la presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, y el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, en la presentación de CVE Traspasa. JUAN POSTIGO

La Confederación destaca que solo un 46% de estos empresarios que se deshacen de su negocio lo hacen porque no tienen viabilidad, y crea el proyecto CVE Traspasa para ayudar a la venta del 54% restante.

¿Quiere emprender un negocio en Valladolid y no sabe por dónde empezar? ¿Arrancar de cero le parece un proceso demasiado engorroso? Pues en caso de duda, compre, no cree una nueva empresa. Ese es el mensaje que quiere transmitir la Confederación Vallisoletana de Empresarios, más conocida como CVE, con su nuevo proyecto de nombre CVE Traspasa y que cuenta con una financiación de 100.000 euros, que se dividen en 50.000 del Ayuntamiento, 30.000 de la Diputación y 20.000 de la propia CVE.

 

La cuestión es simple, al menos a ojos de la presidenta Ángela de Miguel. “Del 100% de negocios que cerraron en 2013 en la provincia de Valladolid y capital, solo un 46% lo hicieron por falta de viabilidad”. Esto quiere decir que de las casi 5.000 empresas que echaron la persiana abajo, algo más de 2.500 podrían haber continuado delante de haber querido. ¿Y por qué cerraron? Según De Miguel suele deberse a la falta de relevo generacional. Y ahí esta la CVE para solucionarlo.

 

De esta manera aquellas personas que vaya a cerrar podrán dirigirse a la CVE con el objetivo de que le hagan un estudio de su negocio. Se verá hasta qué punto da rentabilidad, y de ser así saldrá a una bolsa de venta. Así, quienes quieran emprender un nuevo negocio podrán ‘agarrar’ una ya existente y que haya demostrado que da resultados desde el primer momento.

 

“No queremos convertirnos en una especie de milanuncios”, explicó la presidenta de la CVE. “Se va a hacer un estudio en condiciones y se comprueba que realmente sea viable”. Un estudio que, por cierto, se hará en cuestión de días, lo que supondrá que desde que un empresario quiera poner a la venta su negocio rentable y este pueda ser comprado, apenas pasarán unos días para que se hagan ofertas por él. Por cierto que será un servicio sin coste para el potencial vendedor.

 

“Calculamos que este proyecto puede salvar al menos 3.000 empresas y autónomos, además de 7.500 empleos en los próximos diez años”. Desde luego, parece una idea que promete, y para todos los sectores. “Hay muchas empresas que pretenden cerrar, así que aquellas personas que pretendan comprar verán negocios de todo tipo”, concluyó De Miguel.