La CUVA aplaza a septiembre la definición del modelo de taxi metropolitano

La Comunidad Urbana de Valladolid (CUVA) ha aplazado hasta septiembre la definición del modelo de taxi metropolitano para los 21 municipios que la integran -después de que este lunes se haya aprobado la incorporación definitiva de siete nuevos miembros- que podría comenzar a funcionar en enero de 2014, por lo que hasta entonces se mantiene abierto el periodo para la presentación de alegaciones al mismo.

Así lo ha explicado el concejal de Desarrollo Sostenible y Coordinación Territorial del Ayuntamiento de Valladolid, Jesús Enríquez, quien ha añadido que en la sesión plenaria de la CUVA se ha dado el visto bueno al borrador de orden de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León para la creación de una área de gestión conjunta del servicio de autotaxi en la capital y su alfoz.

  

No obstante, se ha acordado modificar el punto en el que se establecía que el Consistorio de la capital ostentara la gestión de dicho servicio para que sea la CUVA quien lo asuma, aunque en la práctica sí será el primero quien lo haga, debido a que es el único de los 21 miembros de la Comunidad que cuenta con funcionarios y medios "suficientes" para hacerse cargo.

  

En este sentido, el alcalde Francisco Javier León de la Riva, ha mostrado sus dudas sobre la posibilidad de que la Junta pueda ceder las competencias en transporte a una entidad que "no goza de personalidad jurídica", por lo que ha planteado la posibilidad de que, si la CUVA no pudiera hacerse cargo, fuera el Consistorio que dirige quien asumiera la gestión, aunque "condicionada al acuerdo del plenario" de la Comunidad, en el que es necesario el voto favorable de dos tercios de los integrantes que representen al 75 por ciento de los 414.000 habitantes que residen en ella.

  

Sobre ello se ha referido también la concejal de Área Metropolitana de Arroyo de la Encomienda, Isabel Mansilla, quien ha reconocido que su municipio ha llegado a la reunión "con cierto recelo" ante lo que se pudiera aprobar en esta sesión, a la que no ha asistido el alcalde de su municipio, José Manuel Méndez Freijo.

 

CONSENSO

  

Sin embargo, la propia Mansilla ha indicado que, al haberse fijado en septiembre la fecha para la decisión, mantiene su confianza en alcanzar el "consenso" para fijar el reglamento que regule el nuevo modelo de taxi, en el que los de aquellas localidades que cuentan con licencia para este servicio puedan operar también en la capital.

  

Mansilla ha aclarado que se trata de un "nuevo escenario" en el que se pisan "arenas muy movedizas", por lo que ha reclamado a usuarios y profesionales "paciencia" y ha mostrado su confianza en poder cerrar el borrador definitivo en septiembre.

  

También ha descartado la implantación a corto plazo de una rotulación homogénea para todos los taxis del área, ya que esto supondría "un desembolso" para los empresarios del sector "complicado" ante la actual coyuntura económica.

  

Por su parte, León de la Riva ha defendido que sean las propias asociaciones del taxi las que acuerden el modelo a implantar, aunque ha advertido de que de no ser así, será la propia CUVA quien lo decida, mientras que Jesús Enríquez ha evitado pronunciarse sobre las posibles paradas comunes o tarifas entre municipios para "no entrar en especulaciones" hasta que el modelo quede cerrado.

 

NUEVAS INCORPORACIONES

  

Al margen de esto, el plenario de la Comunidad Urbana ha aceptado la incorporación definitiva de Mucientes, Aldeamayor de San Martín, Castronuevo de Esgueva, Geria, Ciguñuela, Valdestillas y La Pedraja de Portillo, aunque alguno de ellos deberán ratificarlo en sus correspondientes plenos municipales. Con esta ampliación, la CUVA engloba ya al 80 por ciento de la población de la provincia.

  

También se han tratado en la reunión otros temas como la construcción del colector de aguas residuales entre Zaratán y Valladolid, que ejecutará la Junta de Castilla y León y posteriormente transferirá a ambos municipios para su mantenimiento, o el de Laguna de Duero, el cual está "prácticamente terminado" a falta de resolver algunos problemas para pasar la canalización bajo las vías del ferrocarril.

  

Asimismo, se ha planteado la posibilidad de fijar una cuota de pertenencia a la Comunidad, destinada a financiar posibles proyectos base con los que concursar en convocatorias de subvenciones autonómicas, nacionales o europeas, aunque se ha acordado que "en ningún caso" ese dinero podrá servir para pagar sueldos o dietas a miembros del Comité Ejecutivo de la CUVA.