La Cúpula del Milenio, epicentro del Pleno del Consejo de Valladolid por la Infancia

Los cerca de 300 niños de los colegios de Valladolid, en la Cúpula del Milenio. JUAN POSTIGO

Hasta 300 niños de siete colegios de la ciudad se reunieron para reivindicar los derechos fundamentales de los niños de la mano del Ayuntamiento y de UNICEF.

TITULARES DE PRIMARIA Y SECUNDARIA DEL CONSEJO MUNICIPAL DE INFANCIA:

 

Gonzalo de Córdoba: Mario Caberas y Lucía Alderete.

 

Núñez de Arce: Gilda Sadeghi y Juan Esteban.

 

Nuestra señora de Lourdes: Enrique Romeral y Celia de Francisco.

 

Juan de Juni: Nourelhouda Darrahol y Adrián Herguedas.

 

Pablo Picasso: Alejandra Rodríguez y Manuel Puerta.

 

José Jiménez Lozano: Nuria Sanz y Pablo Alderete.

 

Leopoldo Cano: Sofía Juárez y Álvaro de los Ríos.

Este miércoles por la mañana la Cúpula del Milenio era un alborotadero de gritos, risas e idas y venidas. No era para menos. El céntrico espacio de Valladolid acogía el Pleno del Consejo Municipal por la Infancia, al que asistieron nada más y nada menos que trescientos niños de la siete colegios de la ciudad para reivindicar sus propios derechos. Una reunión que, como no podía ser de otra manera, tuvo un tinte tan caótico como simpático.

 

"Para eso estamos aquí, para que digáis vuestras opiniones sobre la Valladolid que vosotros queréis", comenzó el alcalde Javier León de la Riva, presidiendo el pleno improvisado ante los más pequeños de la casa. "Los niños sois los titulares de vuestros propios derechos, pero también de vuestras responsabilidades. Aceptar unos derechos supone eso", siguió el primer edil, que no dudó en ejercer de padre un par de veces y pedir silencio a los presentes, siempre con la sonrisa en la cara.

 

Ese era precisamente el objetivo de la peculiar convención; dar a entender que los niños también tienen sus derechos, tales como una casa, una educación adecuada o a comida todos los días, algo que, por desgracia, "no siempre se puede ver en todos los países del mundo".

 

Fue entonces el momento de que los catorce miembros del consejo, creado por el Ayuntamiento de Valladolid en 2006, tomaron oficialmente su cargo. Uno por uno fueron pasando por el estrado montado en la Cúpula para recibir las felicitaciones del alcalde y comenzar una nueva etapa especial en su vida.

 

"Es un año especial porque se cumplen 25 años desde que se aprobara la convención de derechos del niño", explicaría después Rocío Gutiérrez, de Unicef, entidad colaboradora junto a la Casa de la Juventud Aleste y Aprome en el acto. "Se ha consolidado el trabajo por la infancia en todo este tiempo a la vez que se ha hecho que sean sujetos de derecho. Los demás tenemos la obligación de protegerlos". Y efectivamente Valladolid lucha por ello, ya que está reconocida por Unicef como amiga de la infancia. Y que dure, tanto como la ilusión de un niño.