La crisis se lleva por delante el hotel Foxá de Valladolid, que cierra sus puertas el miércoles

El hotel Foxá de Valladolid cierra sus puertas el próximo miércoles. La crisis del grupo se ha llevado por delante este proyecto en apenas cinco años. La plantilla actual, compuesta por 60 trabajadores entre el hotel y el club deportivo, ya ha empezado el proceso de negociación del ERE para pactar sus indemnizaciones.

El hotel Foxá de Valladolid ya no admite reservas. La última noche operativa será el próximo martes 30 de abril puesto que al día siguiente (1 de mayo) cesa la actividad y cierra sus instalaciones en las que durante cinco años ha venido trabajando una plantilla de 60 personas expuestas ahora a las condiciones que marque el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para determinar sus indemnizaciones.

 

La empresa Tromesa, matriz del grupo que engloba al hotel Foxá de Valladolid junto al resto de hoteles de la cadena en Madrid (Foxá 32, Foxá 25, El Molino, El Balneario Carabaña), presentó concurso de acreedores hace un año. El pasado 14 de febrero finalizó el plazo voluntario que dio paso a la presentación de toda la documentación al administrador concursal. 

 

Tras el estudio documental, el administrador concluyó que el grupo carecía de viabilidad por las diferencias en las cuentas de explotación y abrió el proceso de liquidación para buscar un comprador al mismo tiempo que puso en marcha un ERE de extinción colectiva. No obstante, la actividad de los hoteles de Madrid se mantiene de momento hasta una nueva decisión. El Foxá de Valladolid, sin embargo, no puede continuar con su actividad "porque es un agujero negro insostenible".

 

Fuentes de la representación de los trabajadores consultados por TRIBUNA han confirmado esta situación sin entender la postura de la administración concursal. El hotel Foxá habá a contratado unas 15 bodas para este año y la campaña de comuniones tenía también varios eventos ya cerrados. Todos han sido anulados, así como la actividad en el centro deportivo, donde tampoco se permite ya el alquiler de las pistas de tenis.

 

A la espera de que aparezca un posible comprador que reactive la actividad del Foxá, la plantilla aún no había recibido la confirmación oficial del administrador concursal asumiendo que unos pasarán a una situación de permiso retribuido y otros deberán afrontar las labores mínimas de mantenimiento de las instalaciones hasta que se cierren todos los detalles del ERE, cuyo plazo negociador de 30 días comenzó este jueves. En términos globales, el grupo Foxá cuenta con 207 empleados.